Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Ventajas y desventajas de la lactancia materna

Como ya mencionamos, la leche humana es el mejor alimento que se le puede dar a cualquier infante. Sus principales ingredientes son azúcares (lactosa), proteínas fáciles de digerir (suero y caseína) y grasas (ácidos grasos digeribles), todo ello en las proporciones adecuadas para alimentar a un lactante y protegerlo contra ciertos trastornos, como las infecciones de oído (otitis media), las alergias, los vómitos, la diarrea, la neumonía, el asma, la bronquiolitis y la meningitis. Además, la leche materna contiene muchos minerales y vitaminas, así como enzimas que ayudan al proceso de digestión y absorción. La leche de fórmula sólo se aproxima a esta combinación de nutrientes y no contiene las enzimas, anticuerpos y muchos otros ingredientes importante de la leche materna.

Hay muchos motivos de carácter práctico para optar por la lactancia materna. La leche materna es relativamente barata. El hecho de que la madre mantenga una dieta equilibrada y aumente el consumo de calorías le costará sólo la mitad de lo que se tendría que gastar en leche de fórmula. Además, la leche materna no tiene que prepararse: es instantánea y siempre está disponible en el lugar que sea. Otra ventaja física para la madre es que la lactancia materna ayuda a recuperar la forma después del parto y a perder el peso ganado durante el embarazo, ya que consume cerca de 500 calorías diarias y contribuye a que el útero se contraiga y recupere su tamaño original más rápidamente.

Las ventajas psicológicas y emocionales de la lactancia materna, tanto para la madre como para el hijo, son tan convincentes como las físicas. Dar el pecho permite establecer un contacto directo "piel a piel" entre madre e hijo, que, aparte de calmar al bebé, resulta sumamente gratificante para la madre. Las mismas hormonas que estimulan la producción de leche pueden estimular también los sentimientos maternales. La mayoría de las madres que dan el pecho a sus hijos sienten que esa experiencia les ayuda a sentirse más cerca de sus hijos y más seguras de su capacidad de cuidarlos y protegerlos. Esta ventaja de la lactancia materna tiene un valor inestimable.

Cuando la lactancia materna funciona, no tiene ningún inconveniente conocido para el bebé. Dar el pecho puede exigir más tiempo para la madre que dar el biberón, en el sentido de que las tomas suelen ser frecuentes y más largas. Pero este aumento del tiempo que pasan juntos es positivo para el desarrollo del bebé y puede ser muy gratificante para la madre. Suele implicar perder horas de sueño y que otros miembros de la familia tengan que asumir otras tareas domésticas. En pocas semanas, la familia se acostumbrará a estos cambios en la rutina cotidiana. Aunque no puedan darle el pecho al bebé, los demás miembros de la familia pueden participar activamente en muchos otros aspectos relacionados con su cuidado. Es importante ser sensible a las necesidades del padre y de los hermanos. Todos pueden colaborar mientras la madre da el pecho al bebé. Por ejemplo, pueden disfrutar de la experiencia de cargarlo para sacarle los gases. El papel del padre es muy importante, pues brinda apoyo a madre e hijo. Puede cargar al bebé, cambiarle los pañales, bañarlo y alimentarlo cuando haya que darle algún biberón suplementario. La mejor forma de evitar malentendidos es que la pareja hable abiertamente sobre el tema de la alimentación, asegurándose de que tanto el padre como la madre están de acuerdo con la elección tomada antes de que nazca el bebé. La mayoría de los padres quieren que su hijo reciba la mejor alimentación desde el principio y esto significa, sin lugar a dudas, la leche materna. Las madres que necesitan estar alejadas de sus hijos durante cierto tiempo (para ir al trabajo, de compras o asistir a actividades sociales) pueden seguir alimentando a sus hijos con su propia leche utilizando un extractor de leche y guardando la leche extraída en el congelador, para que el padre, otro miembro de la familia o la persona que cuide al bebé se la dé.

¿Hay algún trastorno médico que haga desaconsejable la lactancia materna? Sí, aunque muy pocos. Si una madre está muy enferma, puede no tener la energía o el aguante necesario para darle el pecho a su hijo sin que ello interfiera en su propio proceso de recuperación. Así mismo, aunque la mayoría de las medicinas son inocuas, algunos de ellas, al pasar a la leche, pueden resultar perjudiciales para el bebé.

Si usted se está medicando por cualquier motivo (ya sean medicinas con receta médica o no), informe a su pediatra al respecto antes de empezar a darle el pecho a su hijo. Su pediatra le indicará si, al pasar a la leche, los medicamentos que usted toma pueden ser perjudiciales para el bebé. Algunas medicinas pueden cambiarse por otras que no hagan daño al bebé.

Para algunas madres, dar el pecho significa un gran esfuerzo. Aunque dar al pecho puede ser molesto al principio, la mayoría de estas molestias desaparecen con el tiempo, los buenos consejos y la experiencia. De todos modos, si las cosas continúan sin mejorar al final del segundo mes, y usted considera que las desventajas de la lactancia materna superan las ventajas que aporta, probablemente será mejor que se cambie a la leche de fórmula. No deje que esto la desanime ya que; usted y su hijo tienen que encontrar la mejor combinación para que la experiencia de la alimentación resulte gratificante en todo sentido.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños