Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Válvulas uretrales (niños)

La orina sale de la vejiga a través de un conducto denominado uretra, que en los varoncitos pasa a través del pene. Durante las primeras fases del desarrollo fetal, hay unas pequeñas válvulas a la entrada de la uretra que bloquean el paso de la orina. Estas válvulas normalmente desaparecen por completo antes del nacimiento, y, de este modo, la orina pude fluir libremente y salir por el meato. Sin embargo, en algunos niños estas válvulas persisten después del nacimiento y pueden provocar problemas al interferir con el flujo normal de la orina. Se le denominan válvulas uretrales posteriores.

A menudo estas válvulas se pueden detectar con ultrasonidos en las ecografías que se practican durante el embarazo, pero muchas veces no se descubren hasta después del parto, cuando el pediatra se da cuenta de que la vejiga del recién nacido está distendida o engrosada. Otras de las posibles señales de alarma son el gotereo continuo de orina o un flujo débil al orinar. Si usted detecta estos síntomas en su hijo, informe al pediatra inmediatamente.

Las válvulas uretrales posteriores requieren atención médica inmediata para evitar infecciones graves en el aparato urinario o daño a los ríñones. Si la obstrucción es muy severa, la orina puede volver a ascender a través de los uréteres (los conductos que conectan la vejiga con los ríñones), creando una presión que puede lesionar gravemente los riñones.

Tratamiento

Si un niño tiene una obstrucción de orina debido a la existencia de válvulas uretrales posteriores, es posible que el pediatra le pase un tubito a través del pene hasta la vejiga para atenuar temporalmente la presión motivada por la acumulación de líquido. A continuación, solicitará varias radiografías de vejiga y ríñones para confirmar el diagnóstico y determinar si las partes más altas del tracto urinario han sufrido alguna lesión. Finalmente, un urólogo se encargará de extirpar las válvulas quirúrgicamente.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños