Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Un mensaje especial para los papás en el primer mes del bebe

Éste puede ser un período muy estresante para una pareja. Es casi imposible encontrar tiempo —y todavía menos, energía— para dedicarlo uno al otro, entre las atenciones que reclama constantemente el bebé, las necesidades de otros niños, los quehaceres domésticos y el horario laboral del padre (en nuestra sociedad, muy pocos padres pueden tomar una licencia por paternidad, lo que permitiría reducir muchas tensiones). Una noche detrás de otra despertándose para alimentar y cambiar al bebé y para calmarlo cuando se pone a llorar acaban con las fuerzas de cualquiera. Si ambos padres no se ponen de acuerdo para compartir estas tareas, de tal modo que puedan irse alternando mientras uno de los dos toma una siesta, el agotamiento puede levantar un muro inmenso e innecesario entre ambos.

Durante este período, algunos padres sienten que se les "deja de lado" y que no "reciben el cariño de la pareja", sobre todo cuando se ha optado por la lactancia materna. Y el hecho de que los ginecólogos suelen desaconsejar las relaciones sexuales durante las primeras semanas, no ayuda demasiado. Aunque no existiera esta advertencia, muchas mujeres, simplemente, no están interesadas en mantener relaciones sexuales después del parto por el agotamiento físico y el estrés emocional asociado al posparto.

Los conflictos y los celos que puedan aparecer serán temporales. Pronto se establecerá una nueva rutina que les permitirá dedicarse tiempo el uno a otro y normalizar su vida sexual y sus actividades sociales. Mientras tanto, hagan un esfuerzo por pasar tiempo juntos cada día, y recuerde que está permitido que se abracen, besen y mimen el uno al otro. ¡No todos los mimos tienen que ser para el bebé!

Una forma positiva de afrontar este asunto es que el padre participe todo lo que pueda en el cuidado del bebé y pase el máximo de tiempo posible jugando con él. El tiempo que le dedique, permitirá establecer un vínculo emocional con el bebé tan fuerte como el de la madre.

Esto no significa que las madres y los padres jueguen con sus bebés de la misma forma. En general, los padres suelen activar y excitar a los bebés, mientras que las madres suelen estimularlos de formas más suaves, meciéndolos e implicándolos en juegos y canciones relajantes. Los padres suelen ser más bruscos y ruidosos y mueven al bebé con más fuerza. Los bebés reaccionan en consonancia, riéndose y moviéndose más con papá que con mamá. Desde el punto de vista del bebé, ambos estilos de juego son igual de valiosos y, de hecho, se complementan perfectamente. Este es otro motivo más para que ambos padres participen activamente del cuidado del bebé.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños