Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Sobre los hermanos del bebé durante el segundo y tercer mes del nacimiento

Durante el segundo mes de vida de su hijo, es posible que usted esté acostumbrado al hecho de tener un nuevo bebé en casa. Sus hijos mayores, sin embargo, todavía pueden tener problemas para adaptarse a la nueva situación. Sobre todo si éste es su segundo hijo, probablemente el primero se resentirá por haber dejado de ser el centro de todo. Habiéndosele usurpado esta posición privilegiada, es muy probable que intente recuperarla a toda costa, lo que suele significar empezar a portarse mal.

A veces, su hijo mayor puede expresar su frustración contestándole mal, haciendo cosas que sabe que están prohibidas o literalmente gritando para llamar su atención. También es posible que presente conductas de tipo regresivo, como volver a mojar la cama o tener "accidentes" durante el día cuando ya hacía meses que había aprendido a usar el inodoro. Si usted y su pareja pasan cada día un rato a solas con el hermano mayor el problema se podría solucionar.

Sin embargo, si el hermano mayor dirige su rabia contra el bebé —tirando al suelo su biberón o incluso pegándole— deberá tomar medidas más directas.

Siéntese y hable con él, y prepárese a escuchar frases como: "Me gustaría que el bebé no hubiera nacido nunca". Intente tener en cuenta éstos y otros sentimientos del niño cuanto hable con él. Asegúrele que usted sigue queriéndole muchísimo, pero explíquele con firmeza que no debe hacerle daño al bebé. Haga un esfuerzo adicional para incluirlo en todas las actividades familiares e invítelo a jugar con su nuevo hermanito. Hágale sentirse como el "hermano mayor", asignándole tareas específicas relacionadas con el cuidado del bebé, tales como llevar la bolsa de pañales, ordenar sus juguetes, o ayudar a vestirlo. Así mismo, establezca desde el principio normas claras y consistentes, como no cargar nunca al bebé sin permiso.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños