Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Sarna en niños

La sarna está provocada por un acaro microscópico que habita en las capas más superficiales de la piel, donde deposita sus huevos. La erupción resultante es, de hecho, una reacción alérgica al cuerpo del acaro, sus huevos y sus excreciones. Cuando el acaro se introduce en la piel, la erupción suele tardar entre dos y cuatro semanas en aparecer.

En los niños mayores, la erupción generalmente aparece en forma de pequeñas vesículas llenas de líquido, que pican y que dejan una especie de marca rojiza en la piel. En los lactantes, las lesiones suelen estar más dispersas y aparecen sobre todo en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Debido a las marcas que se hacen los niños al rascarse, a las costras y a las infecciones secundarias, la causa de esta molesta erupción suele ser difícil de identificar.

Según la leyenda, cuando las tropas de Napoleón tuvieron sarna, se podía oír cómo se rascaban los soldados ¡a más de una milla de distancia! Por exagerada que pareza esta anécdota, ilustra dos puntos claves que conviene que recuerde si su hijo coge sarna: pica mucho y es sumamente contagiosa. La sarna sólo se contagia de una persona a otra, pero el contagio es extremadamente fácil. Si algún miembro de la familia contrae sarna, lo más probable es que los demás miembros también se acaben contagiando.

La sarna puede aparecer en prácticamente cualquier parte del cuerpo, incluyendo entre los dedos. Es raro que un niño mayor o un adulto tenga sarna en las palmas de las manos, las plantas de los pies, la cabeza o la cara, pero en los bebés puede ocurrir. A las mujeres adultas, la sarna les suele salir alrededor de los pechos y, en las personas adultas, independientemente del sexo, en los genitales, las axilas, los brazos, las muñecas, el diafragma y la parte baja de las nalgas.

Tratamiento

Si se da cuenta de que su hijo (y posiblemente otros miembros de la familia) se rasca constantemente, llame al pediatra. Éste examinará la erupción y es posible que extraiga una muestra de piel del área afectada para analizarla al microscopio a fin de poder identificar ácaros o huevos de acaro. Si le diagnostica sarna, el médico le recetará alguno de los medicamentos antisarna disponibles en el mercado. La mayoría son lociones que se aplican por todo el cuerpo y se enjuagan al cabo de varias horas. Aunque generalmente basta con aplicar el tratamiento una sola vez, es posible que tenga que repetirse. Algunos expertos opinan que toda la familia debe recibir tratamiento, incluso los miembros que no tienen la erupción. Cualquiera que viva bajo el mismo techo, que se haya quedado a dormir o una niñera frecuente, debe recibir tratamiento.

Para prevenir infecciones secundarias por rascarse, córtele bien las uñas a su hijo, y, si el picor es muy intenso, pidale al pediatra que le recete una antihistamínico o cualquier otro medicamento para mitigar el picor. Si las heridas que se ha hecho el niño al rascarse parecen haberse infectado, informe al pediatra. Es posible que le recete un antibiótico u otro tratamiento.

Después del tratamiento, el picor puede continuar por dos a cuatro semanas ya que es una reacción alérgica. Si persiste por más de cuatro semanas, llame al pediatra, pues es posible que el niño haya vuelto a coger sarna o la infección se haya reactivado y haga falta repetir el tratamiento.

Por último, existe cierta controversia sobre la posibilidad de contraer la sarna al entrar en contacto con ropa de vestir o de cama infectada. La evidencia sugiere que se trata de algo poco probable. Aun así, si tiene duda, lave la ropa de vestir y de cama de su hijo con agua caliente. No es necesario que descontamine la habitación del niño ni la casa entera, puesto que los ácaros sólo pueden vivir en la piel de las personas.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños