Signos

Volver a la sección Signos

Anuncios

Psicología de Leo

Cómo estudia Leo

Activos, inteligentes e intuitivos, los leoninos suelen ser brillantes en los estudios, cosa que les encanta, ya que ser centro de atención es uno de sus principales objetivos.

No escatiman esfuerzos para que los resultados de su ren­dimiento sean los esperados. Rebeldes ante las imposiciones y el autoritarismo, estudiarán a su ritmo y con sus propios mé­todos y no admitirán presiones. Sus múltiples actividades no les quitarán tiempo para cumplir con sus responsabilidades como alumnos.

Cómo finge Leo

La sociabilidad de los leoninos los lleva a desarrollar cierta capacidad para fingir simpatías que en realidad no sienten, pero hasta ahí no más, apenas lo imprescindible para mantener las apariencias. Nunca llegarán al punto de invitar a su casa a alguien que no soportan. A veces pueden simular una modestia que en realidad ningún leonino sien­te. Pero hay un momento en el que es casi imposible que las personas de este signo puedan disimular, y es cuando se sienten ofendidos. El autor de la ofensa no tardará mucho en enterarse.

Cómo se enoja Leo

De temperamento fuerte, los leoninos no aceptan perder bajo ninguna circunstancia. Cuando protestan resaltan su aire inconfundible de dignidad y realeza heridas, así como su ten­dencia innata a tratar a aquellas personas que provocaron la ofensa como si fueran plebeyos. No se puedan confundir las protestas o las quejas de Leo con las de ningún otro signo. Sen­tirse atacados en su mítico orgullo, o que no se les otorgue el valor que ellos consideran que tienen, pueden desencadenar algunos rugidos furiosos. Pero una vez superado el primer ac­ceso de ira, colmados sus deseos de hacer ver quién es el rey, Leo se sumerge en un frío desprecio y habla desde esas alturas. Como sucede con los demás signos fijos, resultará difícil que modifique su posición. Esto podría eternizar una situa­ción por una simple cuestión de orgullo.

Duración del enojo: perdura hasta que hayan demostrado su superioridad.

Cómo guarda secretos Leo

Para el carácter totalmente extrovertido del leonino, el co­nocimiento de un secreto puede transformarse en un arma de doble filo. Su necesidad de figurar constantemente, ocupando siempre el centro de atención puede jugar en su contra, ya que por el simple hecho de demostrar que él es poseedor de algo más que los otros sería capaz de revelar un hecho oculto.

Es sabido que los leoninos suelen ser amigos fieles y leales en los momentos de dificultad, sin embargo, en determinadas circunstancias, es probable que no sepan medir las consecuen­cias de su falta de reserva para con su confidente.

Movidos por el afán de demostrar su inigualable talento y sapiencia, pueden olvidarse de lo que la lealtad y la amistad significan para ellos. En síntesis: siempre y cuando las circuns­tancias no los lleven a una situación límite, podremos confiar en los hijos del Sol.

Cómo son los miedos de Leo

Llamar la atención es para Leo una necesidad. Como to­do rey suele ataviarse con lujo, convirtiéndose en el centro de las fiestas y en el líder indiscutible de cualquier activi­dad. Por eso antes de una cita, de una actuación o de una en­trevista, los Leones temen al fracaso, aunque pronto dejan sus miedos de lado y salen a escena a lucirse con esplendor.

Cuáles son los puntos débiles de Leo

Dominantes, caprichosos e intolerantes, pretenden ser tratados como niños a los que siempre hay que estar aten­diendo. La vida es para ellos un escenario teatral en el que siempre son protagonistas. No soportan ser rechazados.

Aunque no ocupen puestos jerárquicos, exudan un aire de superioridad que los identifica. Deberían controlar su tendencia a dominar, admitiendo errores y delegando res­ponsabilidades.

  • Defectos: autoritarismo.
  • Punto débil: la vanidad.
  • Virtud que tiene que cultivar: la humildad.
  • Consejo: Leo debe aprender a escuchar a los demás y aceptar opiniones diferentes a las suyas.

Qué tan celoso es Leo

No concebirá siquiera que su pareja fije unos minutos la vista en otro. Si no lo veneran buscará otra candidata. Lo que más le dolerá de un engaño será el ego herido.

Anuncios
Signos

Volver a la sección Signos