Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Procedimientos que siguen a un parto vaginal normal

Cuando le acerquen a su hijo después de haber tenido un parto vaginal rutinario, el cordón umbilical seguirá unido a la placenta. Es posible que el cordón siga latiendo durante varios minutos, suministrando al bebé el oxígeno que necesita mientras va estableciendo su propia respiración. En cuanto el cordón umbilical deje de latir, se colocará una grapa en su extremo terminal y se cortará. (Puesto que el cordón umbilical no contiene ningún nervio, el bebé no experimenta ningún dolor durante este proceso). La grapa seguirá allí durante un período de tiempo que oscilará entre las veinticuatro y las cuarenta y ocho horas o hasta que el cordón esté seco y haya dejado de sangrar. El muñón umbilical que quede después de retirar la grapa se caerá por si solo al cabo de entre diez días y tres semanas.

Cuando usted haya podido ver y tomar a su bebé en brazos durante unos momentos, lo secarán para evitar que se enfríe demasiado. Así mismo, el médico y la enfermera lo examinarán brevemente para asegurarse de que no presenta ninguna anormalidad o problema obvio. Un minuto después del nacimiento y, de nuevo, al cabo de cinco minutos, le aplicarán la escala Apgar, que evalúa el nivel de reactividad global de un recién nacido, y después lo envolverán en una cobija y se lo volverán a entregar.

Dependiendo de la política del hospital, es posible que el bebé sea pesado, medido y medicado antes de que abandone la sala de partos. Todos los recién nacidos tienen una ligera carencia de vitamina K, que es necesaria para los proceso de coagulación, por lo que se les pone una inyección de esta vitamina para evitar que sangren demasiado.

Puesto que las bacterias que hay en el canal del parto pueden infectar los ojos del bebé, le pondrán gotas antibióticas o pomada de nitrato de plata en los ojos, sea inmediatamente después del parto o luego, en la sala de recién nacidos, para evitar posibles infecciones.

Hay por lo menos otro procedimiento importante a realizar antes de que tanto usted como su bebé abandonen la sala de partos: se les entregarán etiquetas parejas donde figuren sus nombres y otros datos de identificación. Después de comprobar la corrección de los datos, le colocarán una etiqueta en la muñeca y la otra en la muñeca de su hijo. Cada vez que se lleven al niño y se lo vuelvan a traer, la enfermera comprobará ambos brazaletes para asegurarse de que coinciden. Muchos hospitales toman huellas de los pies de los bebés como precaución adicional.

La formación del vínculo

Si usted tiene un parto sin complicaciones, podrá pasar la hora inmediatamente posterior al nacimiento de su hijo cargándolo, acariciándolo y observándolo. Puesto que los bebés suelen estar muy despiertos y activos durante este período, los investigadores lo han denominado el "período sensible".

Estos primeros intercambios de miradas, sonidos y contactos entre madre e hijo forman parte del proceso de formación del vínculo, que ayuda a sentar las bases de la relación materno-filial. Aunque tardará meses en conocer el temperamento básico y la personalidad de su hijo, muchas de las emociones que le provocará pueden empezar a gestarse durante este período tan breve que sigue al nacimiento. Cuando le mire y él le devuelva la mirada, siguiendo sus movimientos y, quizás incluso, reproduciendo algunas de sus expresiones, es posible que usted experimente una oleada de admiración, y deseos de protegerlo. Esto forma parte del proceso de apego.

También es posible y bastante normal que usted no experimente unos sentimientos tan cálidos y profundos hacia su bebé. El parto es una experiencia dolorosa y agotadora y su primera reacción ante el nacimiento de su hijo puede ser de alivio porque, al fin, se ha acabado. Si está agotada y decaída, es probable que tan sólo quiera descansar. Esto es perfectamente normal. Dése una media hora hasta que la tensión del parto se haya disipado y, después, pida que le traigan a su hijo. El proceso de establecimiento del vínculo no tiene límites temporales.

Si se llevan inmediatamente al bebé a la sala de recién nacados para que reciba atención médica o si a usted le administran sedantes durante el parto, no se angustie. No tiene que preocuparse pensando en que la relación con su hijo puede verse dañada porque no "se vinculó" con él durante sus primeras horas de vida. Usted querrá a su hijo con la misma intensidad a pesar de que no haya podido estar consciente durante el parto o cargarlo al nacer. Su hijo también reaccionará igual de bien, le querrá con la misma intensidad y se sentirá igual de apegado a usted.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños