Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Preparar a su hijo para kindergarten

El kindergarten es un importante punto de inflexión en la vida de un niño. Aunque haya pasado por la experiencia de ir a una guardería o un jardín infantil, cuando empiece a ir a la escuela se esperará de él que sea más maduro e independiente y tendrá que asumir más responsabilidades. Además, la escuela como tal suele ser mucho más grande que las guarderías o los jardines infantile típicos y su medio social es mucho más complejo y confuso. Aunque su clase puede tener unas dimensiones y una cantidad de alumnos similar a la clase del jardín infantil, es posible que su hijo o hija pase alguna parte del día mezclándose con niños mayores de otras clases. Por lo tanto, tendrá que estar preparado emocionalmente no sólo para realizar las tareas que le van a exigir en kindergarten, sino también para el desafío que supone ser un niño pequeño en un colegio grande.

Conforme su hijo se acerque a la edad escolar, usted debe empezar a prepararlo. Explíquele cómo cambiará su rutina diaria cuando empiece a ir a la escuela hágala partícipe de la elección de la ropa que necesitará para entrar a la escuela. También puede ser conveniente pasar por la escuela de vez en cuando e incluso entrar al que será su salón de clase para que sepa con antelación con qué se va a encontrar cuando llegue el momento de la verdad.

Muchas escuelas abren sus puertas antes de que empiecen las clases, lo que permite que los padres lleven a sus hijos y les presenten a sus futuros maestros. Todos estos preparativos contribuyen a alimentar el entusiasmo de los niños y a disminuir la ansiedad asociada al hecho de tener que dar un paso tan grande como éste.

Antes de empezar a ir a la escuela, su hijo deber someterse a una revisión médica detallada (en muchos estados es obligatorio). El pediatra le evaluará la vista, el oído y el desarrollo global, y comprobará si le han administrado todas las vacunas y refuerzos necesarios. En función de las leyes vigentes en cada estado y de las probabilidades de exposición o riesgo, es posible que le administren la prueba de la tuberculina y le manden a hacer otros análisis.

La mayoría de las escuelas permiten que los niños se matriculen en kindergarten basándose en la edad que tienen, generalmente fijando un punto de corte muy rígido. Por ejemplo, si su hijo o hija cumple cinco años el 31 de diciembre, es posible que le permitan matricularlo con sólo cuatro años, pero si su cumpleaños es el 1 de enero, tendrá que esperar hasta el próximo otoño. Aunque este enfoque es adecuado para la mayoría de los niños, no es perfecto. Las tasas de desarrollo son tan variables que un niño puede estar preparado para empezar a ir a la escuela con sólo cuatro años, mientras que otro puede no estarlo hasta que tenga cinco años cumplidos.

Si no sabe si su hijo está preparado para entrar a la escuela y lo lleva a una guardería o a jardín infantil, hablar con los maestros del niño puede ser de gran ayuda. Allí han visto cómo se relaciona con otros niños, y pueden decirle si está preparado para afrontar la experiencia de asistir a una clase más estructurada. Las pruebas para determinar su nivel de desarrollo también pueden ayudarle a tomar esta decisión. El pediatra podrá ayudarle a coordinar la administración de dicha prueba.

Este tipo de pruebas también pueden ser de gran ayuda si sospecha que su hijo está adelantado para su edad, y usted desea que empiece a ir a la escuela antes de lo habitual.

Muchas escuelas públicas realizan evaluaciones iniciales de forma sistemática para determinar si los preescolares están preparados para empezar a ir a la escuela. Las pruebas se suelen hacer en la misma escuela durante el verano, antes de que empiece el año escolar. Así mismo, es posible que el personal de enfermería de la escuela se encargue de reunir información sobre el estado de salud del niño, comprobando que sus vacunaciones estén al día y, quizás, examinándole también la vista y la audición.

A menos que tenga algún motivo para sospechar que su hijo o hija va a tener problemas para adaptarse a la escuela, lo mejor puede ser dejarle un período de prueba cuando empiecen las clases. Así mismo, si al final del año existen dudas sobre el progreso del niño, se debe considerar seriamente la posibilidad de que repita curso. Esta decisión se tomará en función de su capacidad para aprender y para seguir instrucciones y rutinas, así como el modo que tenga de relacionarse con los demás niños y con su maestro/a.

Actividades al viajar en auto

Si usted consigue que los viajes en auto sean divertidos, su hijo los soportará mejor. He aquí algunas sugerencias para ayudarle a entretenerse.

  • Háblele sobre los paisajes que vayan viendo. Pregúntele qué ve por la ventana. Señálele cosas interesantes. Cuando sepa el nombre de varios colores, formas, letras o números, pídale que los identifique en las señales de tráfico y los avisos de la calle. Si es usted quien lleva el volante ¡no se olvide de que no debe apartar los ojos de la carretera!
  • Lleve en el auto varios libros de ilustraciones y juguetes pequeños y déjelos en un lugar accesible para el niño.
  • Lleve varias cintas de canciones o cuentos infantiles en el auto. Póngalas y anime a su hijo a que cante sus canciones favoritas.
  • Para los viajes largos, lleve una caja con juguetes y materiales apropiados para la edad de su hijo, como libros de pintar o de actividades, creyones, hojas de papel, calcomanías, muñecos de papel, cuentas para ensartar. (No deje que su hijo utilice tijeras en el auto; podrían ser peligrosas en caso de un frenazo).
  • Haga paradas por lo menos cada dos horas para descansar. Así, podrán estirar las piernas, tal vez picar algo de comer e ir al baño.
  • Si su hijo suele marearse cuando va en auto, puede darle una dosis adecuada de Dramamine® media hora antes de iniciar el viaje.

El viaje resultará más agradable y cómodo si, además, todos siguen consistentemente las siguientes normas:

  • No gritar, discutir, pegar, morder ni hacer ruido.
  • No permitir que los niños toquen las manijas de las puertas.
  • No dejar nunca a un niño jugar solo dentro del auto.
  • Tener consideración hacia las demás personas que viajan en el auto.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños