Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Pérdida de pelo (Alopecia) en niños

Casi todos los bebés pierden parte o la totalidad del pelo con el que nacen. Esto no es nada anormal; de hecho, es lo habitual. El pelo de bebé se cae para que pueda crecer el pelo maduro. Por lo tanto, la pérdida de pelo durante los primeros seis meses no es motivo de preocupación.

Bastante a menudo, los bebés pierden pelo debido al roce del cuero cabelludo contra el colchón o al hábito de golpearse la cabeza contra el mismo. Conforme van adquiriendo mayor movilidad y pasan más tiempo sentados, o bien cuando superan el hábito de golpearse la cabeza, el problema se soluciona por si solo.

En casos muy raros, los bebés pueden nacer con alopecia (calvicie) congénita, que puede aparecer sola o junto con algunas anomalías en las uñas y los dientes. Más adelante, la alopecia infantil puede deberse a medicamentos, a lesiones en el cuero cabelludo o a problemas médicos o nutricionales.

A un niño mayor también se le puede caer el pelo si estira demasiado de él al peinarlo, al cepillarle el pelo o al hacerle trenzas. Algunos niños (de menos de cuatro años) se tuercen el pelo sin darse cuenta para tranquilizarse y, al hacerlo, pueden llegar a arrancárselo. Otros (generalmente de más edad), se estiran del pelo conscientemente, pero niegan hacerlo; esto suele asociarse a estrés emocional, por lo que debe discutirse con el pediatra.

También conviene que conozca un trastorno denominado alopecia areata, relativamente común en niños y adolescentes y que parece obedecer a una reacción "alérgica" al propio pelo. En este trastorno, el niño pierde pelo en un área circular del cuero cabelludo, que se queda completamente calva. Generalmente, cuando afecta a un área reducida del cuero cabelludo el pronóstico es bueno y la recuperación suele ser total. Pero, cuando está muy extendido por el cuero cabelludo, persiste o empeora, se tienen que aplicar cremas y hasta inyecciones de esteroides en las zonas afectadas. Lamentablemente, si la pérdida de pelo afecta a un área muy extensa, puede costar mucho conseguir que vuelva a crecer.

Puesto que la alopecia y la pérdida de pelo pueden ser el síntoma de problemas médicos o nutricionales subyacentes, usted debe informar al pediatra de perdida de cabello que ocurra después de que su hijo cumpla seis meses. El médico examinará el cuero cabelludo del niño, determinará la causa y prescribirá un tratamiento. A veces, es necesario referirlo a un dermatólogo pediátrico.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños