Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Niños con problemas de visión que requieren lentes correctores

Miopía

La incapacidad para ver objetos lejanos con claridad es el problemas visual más frecuente en niños pequeños. Este rasgo hereditario se detecta ocasionalmente en recién nacidos, sobre todo si son prematuros, pero se detecta con más frecuencia a partir de los dos años.

Contrariamente a la creencia popular, leer mucho, leer con poca luz o llevar una alimentación inadecuada no puede provocar ni aumentar la miopía. Generalmente, este defecto se debe a que el globo ocular es más alargado de lo usual. Menos frecuentemente, se debe a una anomalía en la forma de la córnea o del cristalino.

El tratamiento de la miopía consiste en usar lentes correctores (espejuelos o lentes de contacto). Tenga en cuenta que, si su hijo crece deprisa, lo mismo ocurrirá con sus ojos, por lo que es posible que le tenga que cambiar los lentes cada seis meses. La miopía suele aumentar deprisa durante los primeros años y luego se estabiliza a partir de la adolescencia.

Hipermetropía

Éste trastorno se debe a que el globo ocular es más corto de lo normal, lo que dificulta que el cristalino enfoque objetos próximos. La mayoría de los niños nacen hipermétropes, pero, conforme van creciendo, sus globos oculares se alargan y la hipermetropía se corrige. Muy pocas veces es necesario usar lentes o lentes de contacto, a menos que sea una hipermetropía muy marcada. Si a su hijo le molestan o le duelen los ojos o tiene frecuentes dolores de cabeza después de leer mucho rato seguido, es posible que tenga una hipermetropía marcada, por lo que debe ser evaluado por el pediatra u oftalmólogo pediátrico.

Astigmatismo

El astigmatismo se debe a una curvatura anómala de la superficie de la córnea y/o del cristalino. Si su hijo tiene astigmatismo, verá las cosas borrosas, tanto de cerca como de lejos. El astigmatismo puede corregirse con gafas o lentes de contacto.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños