Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Niños con Pies varos

Si los pies de un niño apuntan hacia adentro, se dice que tiene los pies varos. Es un problema muy habitual, que puede afectar a uno o a ambos pies, y puede tener diversas causas.

Pies varos durante la lactancia

Esto usualmente es debido a que la parte delantera del pie apunta hacia adentro, y es lo que llamamos metatarsus adductus (véase la figura 1). Puede obedecer a la postura que adoptaba el feto cuando estaba dentro del útero o a otras causas.

Usted puede sospechar que su hijo tiene este problema si:

  • Cuando usted observa al lactante desde abajo mientras descansa, comprueba que la parte delantera de los pies se orienta hacia adentro.
  • La parte externa de los pies del lactante (opuesta al dedo gordo) presenta una curvatura que recuerda a una media luna.

Generalmente esta anomalía tiene poca importancia y suele resolverse por sí sola antes de que el niño cumpla un año. A veces es más grave y va acompañada de otras malformaciones en el pie, especialmente envolviendo el talón, lo que hace que todo el pie esté torcido hacia adentro. Este trastorno exige llevar al niño a un ortopeda para iniciar un tratamiento temprano mediante un yeso o férula.

Pies varos durante la niñez temprana y la etapa preescolar

Si se da cuenta de que su hijo tiene pies varos durante el segundo año, lo más probable es que este problema se deba a que el hueso de la pantorrilla (la tibia) está torcido. Este trastorno recibe el nombre de torsión tibial interna (véase la figura 2). Si su hijo tiene de tres a cinco años y tiene pies varos, lo más probable es que se deba a que el hueso del muslo (el fémur) está torcido. Este trastorno recibe el nombre de torsión femoral media. Ambos trastornos suelen tener una base hereditaria.

Si a usted le parece que el trastorno que tiene su hijo es lo suficientemente grave como para afectar negativamente su forma de andar o de correr, pídale al pediatra que examine al niño.

Tratamiento

Algunos expertos consideran que un lactante de menos de seis meses de edad no necesita ningún tratamiento para corregirle los pies varos. Aún así, en casos severos, puede ser recomendable colocar lo antes posible un yeso durante un período de tiempo breve. En los casos en que haya opiniones contradictorias, lo mejor es seguir las recomendaciones del pediatra del niño. Al parecer, la mayoría de los niños que tienen pies varos durante los primeros meses suelen acabar superando este problema sin necesidad de tratamiento.

Si su hijo sigue teniendo pies varos después de cumplir seis meses, o si tiene los pies muy rígidos y le cuesta mucho enderezarlos, es posible que el médico recomiende ponerle una serie de yesos durante un período de tiempo comprendido entre las tres y la seis semanas. Así mismo, lo más probable es que refiera su caso a un ortopeda pediátrico. La meta principal del tratamiento es corregir el trastorno antes de que el niño empiece a andar.

Durante la primera infancia los pies varos se suelen corregir por si solos, pero si le parece que su hijo anda con dificultad debido a la torsión de la tibia, lo mejor es que se lo comente al pediatra y, probablemente, que lleve al niño al ortopeda. Colocarle al niño abrazaderas por la noche, algo que se hacía mucho en el pasado, no se ha demostrado que sea un tratamiento eficaz.

Si su hijo sigue teniendo los pies marcadamente varos después de cumplir nueve o diez años, es posible que sea preciso intervenirlo quirúrgicamente para corregírselos.

Puesto que los pies varos suelen corregirse solos, es muy importante que no se fíe de ningún "tratamiento" alternativo no recomendado por el pediatra, como zapatos correctores, ejercicios, elevadores del arco, plantillas, o manipulaciones de espalda. Todo estos tratamientos, aparte de que no permiten corregir el problema, son perjudiciales porque interfieren con el desarrollo normal del juego y la locomoción, y hasta es posible que provoquen deformidades. Además, un niño que lleve abrazaderas se verá obligado a afrontar innecesariamente el sufrimiento emocional asociado a la ridículización de sus compañeros.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños