Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Niño con testículos no descendidos (criptorquidia)

En los fetos de sexo masculino, los testículos se desarrollan, dentro del abdomen durante el embarazo. Conforme se va acercando el momento del parto, van descendiendo a través de un conducto (el canal inguinal) hacia el escroto. En un número reducido de niños, sobre todo los que nacen antes de tiempo, uno o ambos testículos no descienden al momento de nacer. En muchos de estos niños el descenso se completa durante los primeros nueve meses de vida. Sin embargo, en algunos de ellos, los testículos nunca llegan a descender.

Todos los niños tienen los testículos en una posición elevada en ciertas circunstancias, por ejemplo, cuando están sentados en agua fría. Aún así, en circunstancias normales, los testículos deben estar bajos y dentro del escroto.

Generalmente se desconoce la causa de que los testículos permanezcan en una posición alta. Sin embargo, en algunos niños, los factores citados a continuación pueden haber desempeñado un papel importante:

  • Es posible que la madre o los testículos del mismo niño no segregaran suficientes hormonas para estimular su proceso madurativo.
  • Es posible que hubiera alguna anomalía en la respuesta de los testículos a una segregación normal de hormonas.
  • Pudo haber un bloqueo físico que no permitió el descenso.
  • En algunos casos, el problema obedece a algún producto hormonal que estuvo consumiendo la madre durante el embarazo (uno de los motivos por los que se desaconseja tomar este tipo de productos durante el embarazo).

Si a su hijo no le han descendido los testículos, tendrá el escroto pequeño y aparentemente poco desarrollado. Si solamente tiene un testículo no descendido, probablemente el escroto se verá asimétrico (lleno por un lado y vacío por el otro). Si un niño tiene ambos testículos dentro del escroto a veces, pero en ciertas circunstancias (por ejemplo, cuando tiene frío o está excitado) están ausentes del escroto, se dice que tiene testículos "retráctiles". Esta anomalía suele corregirse por sí sola conforme el niño va madurando.

Un testículo no descendido puede torcerse y, en el proceso, es posible que no le llegue suficiente sangre, provocando dolor en la región inguinal y/o en el área escrotal. Si la situación no se corrige, el testículo puede resultar gravemente lesionado de forma permanente. Por lo tanto, si su hijo tienen un testículo no descendido y empieza a quejarse de dolor en la zona inguinal o escrotal, llame inmediatamente al pediatra.

Los testículos no descendidos se deben reevaluar en cada revisión médica. Si todavía no han descendido cuando el niño tenga uno o dos años, se deberá iniciar el tratamiento.

Tratamiento

Los testículos no descendidos se pueden tratar con inyecciones de hormonas y/o cirugía. Cuanto más bajos estén los testículos, más probable será que las inyecciones de hormonas surtan efecto. Generalmente, aunque no siempre, se empieza con el tratamiento hormonal; si no funciona, se opta por la vía quirúrgica. A veces, también se detecta una hernia inguinal, que puede ser corregida a la vez.

Si su hijo sigue teniendo los testículos altos después de cumplir dos años, tendrá más probabilidades de ser infértil (no poder tener hijos). También tendrá una probabilidad ligeramente incrementada de tener tumores en los testículos cuando sea adulto, sobre todo si éstos permanecen en una posición anómala. Afortunadamente, si se interviene pronto y eficazmente, todas estas complicaciones se pueden evitar.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños