Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Niño con pies planos

En algún momento entre el primero y el segundo año, se dará cuenta de que los pies de su hijo apenas tienen arco. Estos "pies planos", que es posible que su hijo siga teniendo durante años, se deben a que los huesos de los niños son muy flexibles, lo que hace que los pies se les aplanen cuando se ponen de pie. Además, los niños pequeños tienen almohadillas de grasa en la cara interna de los pies que ocultan los arcos. Usted podrá ver los arcos de los pies si lo coge por las axilas y lo levanta de puntillas, pero desaparecerán en cuanto los pies vuelvan a soportar el peso de su cuerpo. Además, los pies de los niños pequeños tienden a orientarse hacia afuera, de modo que la parte interna del pie soporta más peso que la externa, lo que les confiere un aspecto todavía más plano.

Estos "pies planos" normales suelen desaparecer hacia los seis años, cuando los pies pierden flexibilidad y los arcos se hacen más evidentes. Solamente uno o dos de cada diez niños seguirá teniendo los pies planos durante la etapa adulta. Sin embargo, si los pies del niño son flexibles, no hay motivo para preocuparse ni para iniciar un tratamiento. De hecho, todos los zapatos especiales, plantillas y ejercicios para corregir los pies planos que se anuncian en el mercado suelen provocar más problemas que los pies planos como tal. Si un niño no tiene arcos en los pies, estos tratamientos no le permitirán desarrollarlos.

Hay otros tipos de "pies planos" que sí responden al tratamiento. Por ejemplo, un niño puede tener muy rígido el tendón del talón (el "tendón de Aquiles"), lo cual puede limitarle los movimientos de los pies. Esta rigidez puede provocar pies planos, pero generalmente este problema se puede tratar con unos ejercicios de estiramiento especiales que permiten alargar el tendón.

En contadas ocasiones, el niño puede tener los pies planos y completamente rígidos, un trastorno que, sin lugar a dudas, puede crear problemas. A estos niños les cuesta mucho mover los pies hacia arriba y hacia abajo o de un lado a otro desde la articulación del talón. Esta anomalía puede causar dolor, aunque esto no suele ocurrir sino hasta la adolescencia, y, si no se trata, puede acabar provocando artritis. Los pies planos rígidos son poco frecuentes en los lactantes y niños muy pequeños, pero es un problema que conviene evaluar y tratar cuanto antes. Si su hijo se queja de dolor o molestias en los pies, tiene marcas de presión en la cara interna de los mismos y/o los pies muy rígidos o con escasa movilidad (tanto en sentido lateral como ascendente y descendente), llévelo al pediatra. Si le diagnostica pies planos rígidos, probablemente referirá su caso a un ortopeda pediátrico para que lo trate, lo que puede implicar una intervención quirúrgica.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños