Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Niño con hipospadia

Generalmente, en los niños de sexo masculino el orificio a través del cual sale la orina (el meato) está ubicado en la punta del pene. En casos muy raros y por causas desconocidas, este orificio puede estar en la cara inferior del pene, una anomalía conocida como hipospadia.

Puesto que la hipospadia implica una malformación de la piel que recubre el pene, el niño puede tener erecciones anormales y problemas sexuales cuando sea adulto. Es posible que debido a esta posición, la orina salga hacia abajo, y, en casos muy raros, se pueden producir bloqueos mientras se orina. Sin embargo, uno de los motivos principales para corregir la hipospadia es prevenir los problemas psicológicos que podrían surgir si los demás niños se dieran cuenta del aspecto anormal del pene del niño afectado.

Tratamiento

Si el pediatra detecta una hipospadia en un recién nacido, probablemente propondrá posponer la circuncisión hasta que haya consultado a un urólogo. Esto se debe a que la circuncisión dificulta la intervención que se tiene que hacer para corregir una hipospadia.

Es posible que una hipospadia leve no requiera tratamiento alguno, pero las de grado moderado o severo exigen intervención quirúrgica. La operación puede practicarse tan pronto como a los seis meses y tan tarde como a los dieciocho meses, pero generalmente se recomienda realizarla cuando el niño tenga aproximadamente un año. Muy a menudo, la intervención se puede hacer de forma ambulatoria. En algunos casos más severos, es preciso realizar varias intervenciones para corregir completamente la malformación. Después de la intervención, la función urinaria y sexual de su hijo será completamente normal y el pene tendrá un aspecto prácticamente normal.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños