Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Movimiento del niño de los cuatro a los cinco años

Su hijo o hija tiene ahora la coordinación y el equilibrio de un adulto. Obsérvelo y verá que camina armónicamente, con pasos largos y seguros, sube y baja escaleras sin necesidad de cogerse a la barandilla, se pone de puntillas, gira sobre sí mismo y se columpia solo. También tiene la suficiente fuerza muscular para realizar actividades desafiantes, como dar volteretas o hacer saltos de longitud. Resulta difícil saber quién está más emocionado con sus progresos: usted o él.

En su deseo de ponerse a prueba para ver lo capaz e independiente que es, su hijo a menudo intentará correr delante de usted cuando van de paseo. Sin embargo, sus habilidades motoras seguirán estando a años luz de su sentido común, por lo que usted le tendrá que recordar constantemente que le espere y le dé la mano para cruzar la calle. También tendrá que vigilarlo de cerca cuando esté cerca del agua. Aunque sepa nadar, probablemente no lo hará bien ni tendrá la resistencia suficiente. Y si, llegara a caerse al agua, es muy probable que se asuste tanto que se olvide de lo que tiene que hacer para mantenerse a flote. Por lo tanto, nunca lo deje solo en una piscina o en el mar.

Hitos relacionados con la motricidad hacia el final de este período

  • Se para en un sólo pie durante diez segundos o más.
  • Salta, da volteretas.
  • Se columpia, trepa.
  • Es posible que sepa brincar alzando un pie y luego otro.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños