Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Movimiento del bebé de los cuatro a los siete meses

Durante los cuatro primeros meses, su hijo adquirió el control muscular necesario para mover ojos y cabeza, lo que le permitía seguir visualmente la trayectoria de objetos en movimiento. Ahora dará un paso todavía más grande: aprenderá a sentarse. Lo conseguirá de forma gradual, conforme vaya fortaleciendo los músculos del cuello y la espalda y vaya adquiriendo más equilibrio en tronco, cabeza y cuello. Primero aprenderá a levantar la cabeza y a sostenerla mientras está acostado boca abajo. Usted puede fomentar esta conducta colocándolo sobre el estómago y extendiéndole los brazos hacia adelante al tiempo que sostiene un sonajero o algún otro juguete atractivo delante de él para captar su atención. Así también podrá poner a prueba su vista y su audición.

En cuanto su hijo pueda levantar la cabeza, se apoyará con las manos y arqueará la espalda para levantar el pecho. Al hacer esto, fortalecerá la parte superior del cuerpo, lo que le permitirá mantener el tronco derecho cuando esté sentado. Al mismo tiempo, es posible que, mientras está sobre el estómago, se balancee de un lado a otro, dé patadas en el aire y haga como si nadara con los brazos.

Estas habilidades, que suelen aparecer entorno a los cinco meses, son necesarias para darse la vuelta y para gatear. Al final de este período su hijo probablemente podrá darse la vuelta en ambos sentidos. La mayoría de los bebés aprenden a colocarse boca arriba a partir de la posición boca a bajo antes que al revés, pero seguir la secuencia inversa también es completamente normal.

En cuanto su hijo tenga suficiente fuerza para levantar el pecho, usted podrá ayudarle a "practicar" la postura de sentado.

Elévele la espalda y apóyesela con una almohada o contra la esquina de un sofá para que vaya aprendiendo a mantener el equilibrio. Pronto aprenderá a adoptar la postura de "trípode", inclinándose hacia adelante y extendiendo los brazos para apoyar las manos en el suelo y, así, equilibrar la parte superior del cuerpo. Si le pone delante juguetes brillantes e interesantes, le ayudará a concentrase en algo a medida que va adquiriendo más equilibrio. Tendrá que pasar algún tiempo para que aprenda a sentarse él solo, pero entre los seis y los ocho meses, si usted lo coloca en esta postura, será capaz de mantenerse sentado sin inclinarse hacia adelante ni tener que apoyar los brazos en el suelo. Entonces podrá descubrir todas las cosas maravillosas que puede hacer con las manos y desde este nuevo y ventajoso punto de vista.

Hacia el cuarto mes, su hijo podrá llevarse sin ningún problema objetos interesantes a la boca. Durante los siguientes próximos cuatro meses utilizará a la vez todos los dedos de la mano para coger cosas, a manera de rastrillo, como si tuviera mitones o garras. No utilizará el agarre de precisión o pinza con los dedos índice y pulgar, sino hasta que tenga unos nueve meses de edad, pero entre el sexto y el octavo mes aprenderá a cambiarse los objetos de mano y a voltearlos.

A medida que su coordinación mejore, su hijo descubrirá partes de su cuerpo que antes ni siquiera sospechaba que existían. Cuando esté acostado de espaldas, podrá cogerse los pies y llevárselos a la boca. Mientras le esté cambiando los pañales podrá estirar los brazos y tocarse los genitales. Cuando esté sentado, podrá darse golpecitos en las rodillas o los muslos. A través de estas exploraciones descubrirá nuevas e interesantes sensaciones. También empezará a entender la función de cada parte de su cuerpo.

Por ejemplo, cuando le coloque los pies que acaba de descubrir sobre el suelo, es posible que al principio doble los dedos hacia adentro y se limite a acariciar el suelo, pero pronto descubrirá que puede utilizar los pies para practicar el movimiento de "andar" o para impulsarse de abajo a arriba. Todo esto son formas de prepararse para dos importantes hitos de desarrollo: gatear y mantenerse de pie.

Hitos relacionados con el movimiento hacia el final de este período

  • Se da la vuelta en ambos sentidos (de boca abajo a boca arriba y viceversa).
  • Se sienta, primero apoyándose con las manos y luego sin apoyarse.
  • Soporta todo el peso del cuerpo con las piernas.
  • Alcanza objetos con una mano.
  • Se pasa objetos de una mano a otra.
  • Utiliza el agarre de barrido, no el agarre de pinza.

Juguetes apropiados para un bebé de cuatro a siete meses

  • Un espejo irrompible, adosado a la cuna o al corral.
  • Pelotas blandas, incluyendo algunas que hagan ruidos suaves y atractivos.
  • Juguetes con textura y que hagan ruido.
  • Juguetes con agujeros donde meter los dedos.
  • Juguetes musicales, tales como campanas, maracas y panderetas (asegúrese de que no tienen piezas que se desprendan).
  • Sonajeros "traslúcidos", en los que se pueden ver las piezas que hacen ruido.
  • Revistas viejas con fotos vistosas para enseñárselas.
  • Libros para bebés con páginas de cartón, tela o vinilo.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños