Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Menor contacto con parientes

Hasta hace solo unas generaciones, la mayoría de familias constaban de un padre, una madre y varios hijos, con los abuelos y quizás los tíos y primos viviendo cerca e, incluso, en la misma casa. Las mujeres se encargaban de cuidar de los niños y de los quehaceres domésticos mientras que los hombres trabajaban fuera de casa. En muchos sentidos, esta fórmula funcionaba bastante bien: había muchos adultos que podían cuidar de los niños. Los padres contaban con una red de apoyo sumamente estable, y el rol de cada uno estaba claramente delineado. Los niños eran los que salían más beneficiados, pues mantenían muchas relaciones sociales y recibían el afecto de muchos adultos.

Sin embargo, las familias extendidas ya no son tan frecuentes hoy día. Debido a las obligaciones laborales y al deseo de ascender en el mundo del trabajo, son muy pocas las parejas jóvenes que se quedan a vivir cerca de sus padres o parientes más cercanos.

Al faltarles este contacto regular con su familiares, tanto los padres como los niños necesitan crearse una red alterna de apoyo. Entablar relaciones de amistad con otras familias y participar de diversos grupos comunitarios puede ayudar a llenar el vacío creado por la falta de lazos familiares. Para muchas familias, las actividades religiosas son una buena fuente de apoyo y de amistades. Otros servicios comunitarios, como las actividades que organizan las asociaciones de vecinos o de jóvenes, también pueden contribuir a colmar estas necesidades.

Incluso en el caso de que su familia esté muy dispersa geográficamente, haga lo posible por afianzar el sentido de unidad familiar en su hijo manteniendo el contacto por teléfono o por correo. Anime a su hijo a que haga dibujos para sus parientes y, cuando aprenda a escribir, a que les envíe sus propias cartas. Intercambien fotografías y vayan incluyéndolas en el álbum de fotos de su hijo, que irá creciendo con él. Si dispone de una grabadora o de una cámara de vídeo, haga grabaciones de su familia y envíelas a sus parientes para mantener el contacto.

La idea es establecer un equilibrio entre los vínculos más estrechos e íntimos que se dan en el interior del núcleo familiar y otros contactos y significativos con personas que no pertenecen a la familia inmediata. Este tipo de relaciones familiares permitirá que, cuando crezca, su hijo pueda incorporar valores importantes en su propia forma de vida. El hecho de que su familia cultive estos valores de unidad familiar contribuirá a afianzar su importancia a los ojos de su hijo.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños