Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Los sentimientos de los hermanos por el recién nacido

Los niños mayores pueden recibir al recién llegado ya sea con los brazos abiertos o con la mente cerrada. Su reacción dependerá en gran medida de su edad y nivel de desarrollo. Supongamos, por ejemplo, que se trata de un niño de dos años. Es muy poco lo que se puede hacer para prepararle de antemano para los cambios que se avecinan. Para empezar, se sentirá confundido cuando sus padres desaparezcan de repente con motivo del nacimiento del bebé. Cuando vaya de visita al hospital, la visión de su mamá, en cama y quizás llena de tubos, puede asustarle.

También puede estar celoso de que sus padres carguen a alguien más aparte de él, y puede empezar a portarse mal o como si fuera más pequeño. Por ejemplo, puede insistir en llevar pañales o empezar a tener "accidentes" cuando ya hacía varios meses que había aprendido a usar el inodoro. Éstas son respuestas normales ante el estrés y el cambio y no se resuelven con mano dura. En lugar de castigarlo o de insistir en que tiene que compartir el amor de sus padres, demuéstrele aún más amor y trasmítale una sensación de seguridad. El cariño por su hermano irá creciendo de forma gradual con el paso del tiempo.

Si su hijo mayor ya está en la etapa preescolar, entenderá mejor lo que está ocurriendo. Si lo va preparando durante el embarazo, le ayudará a superar la confusión y, en cierta medida, los celos. Podrá entender los principales hechos de la situación ("El bebé está en la barriga de mamá"; "El bebé dormirá en mi antigua cuna") y probablemente tendrá mucha curiosidad por conocer a esa misteriosa personita.

Una vez haya nacido el nuevo bebé, el hijo mayor echará de menos a sus padres y se sentirá resentido con su nuevo hermanito por ser el nuevo centro de atención. Pero, si se le elogia por el hecho de ayudar y de comportarse como "un niño mayor", sabrá que él también tiene un papel importante que desempeñar en la familia. Asegúrese de que en algunos momentos se le permita ser "el centro de atención" y que se le deja "ser el bebé" cuando lo necesita. Y transmítale que hay suficiente espacio y amor en su corazón para los dos.

Si su hijo mayor ya va a la escuela, no debería sentirse amenazado por la llegada de un nuevo miembro a la familia. Probablemente se sentirá fascinado por el embarazo y por el nacimiento del bebé y estará deseoso de conocerlo. Cuando, al final, llegue el bebé, probablemente el hermano mayor se sentirá muy orgulloso y deseoso de proteger a su hermanito. Deje que le ayude a cuidar del él, pero no olvide que su hijo mayor sigue necesitando tiempo y atención. Aunque él no se lo pida, fije cada día un período de tiempo para estar a solas con él.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños