Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Los hermanos del bebé de los ocho a los doce meses del nacimiento

A medida que su hijo adquiere mayor movilidad, podrá jugar más con sus hermanos, y probablemente éstos se mostrarán dispuestos a cooperar. A los hermanos mayores, sobre todo si tienen entre seis y diez años, les encanta construir torres para que su hermanito de ocho meses las destruya, o darle la mano a su hermanito de once meses para que dé sus primeros pasos. Un bebé de esta edad puede ser un maravilloso compañero de juegos para sus hermanos.

Sin embargo, aunque la creciente movilidad del bebé le permitirá participar más activamente en los juegos de sus hermanos, también aumentará las probabilidades de que invada su territorio privado. Esto puede violar el incipiente sentido de la propiedad y de la intimidad de los hermanos mayores y puede representar una amenaza a la seguridad del bebé, ya que los juguetes de los niños mayores suelen tener piezas pequeñas fáciles de tragar. Usted puede garantizar la paz y la seguridad de todos reservando un espacio cerrado para los hermanos mayores, donde éstos puedan guardar sus juguetes y jugar a sus anchas sin temer la "invasión del bebé".

Por otra parte, ahora que el bebé puede coger prácticamente todo lo que ve, habrá llegado el momento de afrontar la difícil cuestión del compartir. Los niños de menos de tres años son incapaces de compartir nada sin la guía y, en la mayoría de los casos, la intervención directa de los adultos. Haga todo lo posible por evitar el problema, animando a cada uno de sus hijos a jugar con sus propios juguetes, aunque lo hagan uno al lado de otro. Cuando quieran jugar juntos, sugiérales actividades como escuchar música, mirar libros, pasarse la pelota, o jugar al escondite, en otras palabras, actividades que exigen escasa cooperación.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños