Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Lombrices (Oxiuros)

El gusano que más suele infectar el aparato digestivo de los niños, el Enterobius vermicularis —popularmente conocido como "lombrices"— es inofensivo. Estos tienen un aspecto desagradable y pueden provocar picor y, en las niñas, secreciones vaginales, pero es raro que causen problemas más graves. Las lombrices crean más problemas sociales que médicos en los niños afectados y sus familias.

Las lombrices se contagian fácilmente de un niño a otro mediante la transferencia de sus huevos. La lombriz madura, que vive en el tracto intestinal y cerca de la zona anal, pone sus huevos en la piel que rodea al ano y en las nalgas del niño. El niño infectado puede llevarse accidentalmente los huevos diminutos con la mano, al rascarse o al limpiarse el ano después de evacuar, o puede dejar los huevos en la taza del inodoro. Si el niño no se lava las manos después de evacuar, puede transferirlos a su propia boca o a cualquier cosa que toque, incluyendo las manos o la boca de otra persona.

Otros niños se contagian al entrar en contacto con las manos del niño infectado o con objetos que haya tocado este último. Los huevos llegan al sistema digestivo cuando el niño se mete las manos en la boca o se lleva a la boca algún objeto contaminado.

Una vez tragados, los huevos permanecen en el intestino delgado incubándose. Una vez nacen, las lombrices se desplazan hasta el intestino grueso, donde maduran y se aparean. La hembra deposita sus huevos cerca del ano y el ciclo de treinta y cinco días se vuelve a repetir. De todos modos, si los huevos depositados no son ingeridos, el proceso finaliza en este punto.

Su hijo probablemente se dará cuenta de que tiene lombrices por la noche, cuando las lombrices adultas desciendan desde el recto hasta el ano. El desplazamiento provoca irritación y, a veces, picores intensos. Si las lombrices llegan al área vaginal, pueden provocar molestias y secreciones. De todos modos, en muchos niños las lombrices no provocan ninguna molestia y sólo se detectan en el caso de que se vea a las lombrices adultas mientras depositan los huevos.

Las lombrices adultas son de un color gris-blanquecino y como un hilo, con una longitud de entre 1/4 a 1/2 pulgada. Es posible que usted las vea sobre la piel que rodea el ano de su hijo o que el pediatra o usted mismo pueda recoger algunas de ellas y/o sus huevos colocando alrededor del ano la parte pegajosa de una tira adhesiva de celofán. La tira se examina al microscopio para confirmar el diagnóstico.

Tratamiento

Las lombrices tienen un tratamiento muy sencillo. Basta una dosis de un medicamento oral y repetirlo al cabo de una o dos semanas. El medicamento hace que las lombrices adultas sean expulsadas al evacuar. Algunos pediatras recomiendan tratar a todo los miembros de la familia, puesto que alguno de ellos puede ser portador a pesar de no tener ningún síntoma.

Prevención

Es difícil prevenir las lombrices, pero estas recomendaciones pueden ayudar:

  • Enseñe a su hijo que debe lavarse las manos después de usar el baño.
  • Pídale a la niñera o al personal de la guardería que lave los juguetes frecuentemente, sobre todo si se han detectado lombrices en otros niños.
  • Enséñele a su hijo a lavarse las manos después de jugar con su mascota (perro o gato), pues estos animales pueden llevar los huevecillos en el pelo.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños