Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Lesiones en la cabeza: Contusión (niños)

El que su hijo se dé golpes en la cabeza de vez en cuando es algo casi inevitable. Es muy posible que esto le preocupe, sobre todo si su hijo todavía es un bebé, pero la ansiedad que usted experimente probablemente será mayor que el chichón que se haga el niño. La mayoría de las lesiones de en la cabeza son menores y no suelen causar problemas. De todos modos, es importante que sepa distinguir entre una lesión importante que requiere atención médica y una que sólo requiere unos pocos mimos.

Si su hijo sufre una breve pérdida de conciencia después de un golpe fuerte en la cabeza, se dice que ha tenido una contusión. Una contusión no implica que se haya lesionado el cerebro, pero sí implica que los centros cerebrales que regulan la conciencia se han visto afectados momentáneamente.

Tratamiento

Si el golpe en la cabeza ha sido leve, el niño seguirá estando alerta y despierto después del incidente y su color será normal. Probablemente llorará, debido al dolor momentáneo y al susto, pero el llanto no debe prolongarse por más de diez minutos y, después, el niño debe volver a la normalidad.

En ocasiones, una herida sin importancia en la cabeza puede provocar una leve sensación de mareo, náuseas y dolor de cabeza y es posible que el niño vomite una o dos veces. De todos modos, si la herida no parece importante, no es profunda ni sangra mucho; usted podría tratarla en casa. Limítese a lavar el corte con agua y jabón. Si le ha salido un moretón, colóquele compresas frías. Si lo hace inmediatamente después de la lesión, conseguirá reducir la inflamación.

Aunque la lesión parezca poco importante, usted debe observar a su hijo durante las primeras veinticuatro o cuarenta y ocho horas por si apareciera algún signo indicativo de una lesión más grave. Aunque es poco común, los niños pueden desarrollar lesiones cerebrales serias a raíz de golpes aparentemente sin importancia que no causan problemas obvios inmediatos. Cuando ocurren lesiones cerebrales éstas suelen estar provocadas por hemorragias internas, cuyos síntomas suelen manifestarse al cabo de uno o dos días del incidente. Si su hijo presenta alguno de los siguientes síntomas, consulte al pediatra inmediatamente:

  • Parece excesivamente adormilado o letárgico durante las horas en que habitualmente está despierto, o no hay forma de despertarlo cuando duerme por la noche. (Usted debe intentar despertarlo la primera noche una o dos veces si se ha dado un golpe fuerte en la cabeza).
  • Tiene un dolor de cabeza persistente que no desaparece ni siquiera dándole acetaminofén, o vomita más de una o dos veces. El dolor de cabeza y los vómitos son frecuentes después de un golpe en la cabeza, pero generalmente son leves y sólo duran unas horas.
  • Está marcada y/o constantemente irritable. Si su hijo es muy pequeño y no puede explicar lo que siente, esto podría indicar que tiene un fuerte dolor de cabeza.
  • Si percibe algún cambio significativo en la capacidad mental, coordinación, capacidad sensorial o fuerza de su hijo, debe acudir inmediatamente al médico. Entre los cambios que pueden darse cabe señalar: debilidad en piernas y brazos, andar torpe, dificultad al hablar, cruzar los ojos o problemas de la vista.
  • Al cabo de un rato de haber recuperado la conciencia, vuelve a perderla, o tiene convulsiones o empieza a respirar de forma irregular. Éstos son síntomas de disfunción de la actividad cerebral y posiblemente de una lesión cerebral grave.

Si su hijo pierde la conciencia en cualquier momento después de darse un golpe en la cabeza, debe informar al pediatra. Si el niño no recupera la conciencia al cabo de unos minutos, necesitará atención médica inmediata. Pida ayuda y siga los siguientes pasos.

  1. Mueva a su hijo lo menos posible. Si sospecha que puede haberse lesionado el cuello, no intente moverlo. El cambiar la posición del cuello podría empeorar aún más la lesión. Una sola excepción: muévalo si se encuentra en un lugar peligroso donde podría sufrir más lesiones (por ejemplo, cerca del fuego o al borde de un precipicio).
  2. Compruebe si respira. Si no respira, aplique las técnicas de resucitación cardiopulmonar.
  3. Si está sangrando mucho de una herida en la cabeza, aplique presión directa utilizando un trozo de tela limpio.
  4. Siempre es mejor llamar a una ambulancia, para que el personal especializado se encargue de manipular y transportar al niño que intentar llevarlo usted mismo al hospital.

La pérdida de conciencia a consecuencia de un golpe en la cabeza puede durar de unos pocos segundos a varias horas. Si usted no está presente durante el incidente y al encontrar a su hijo, no sabe si ha perdido o no la conciencia, avise al pediatra. (Un niño mayor que haya sufrido una contusión, puede decir que no recuerda lo que ocurrió justo antes o después del incidente).

La mayoría de niños que pierden la conciencia durante varios minutos son internados en un hospital para observación. La hospitalización es inevitable en menores con lesiones cerebrales graves, asociadas a respiración irregular y/o a convulsiones. Afortunadamente, gracias a los cuidados intensivos de la pediatría moderna, muchos niños con lesiones graves en la cabeza —incluyendo los que están inconscientes durante varias semanas— acaban recuperándose completamente.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños