Signos

Volver a la sección Signos

Anuncios

Las relaciones de Escorpio

El padre y la madre de Escorpio

El padre de Escorpio

Como padre, el escorpiano es un tanto estricto y poco de­mostrativo a la hora de expresar su afecto. Suele darle mucha importancia al desarrollo intelectual, pero le cuesta explicar el significado de las emociones a sus hijos.

Pondrá especial empeño en desarrollar los talentos de sus hijos, dedicando tiempo a alentarlos en la consecución de me­tas elevadas. Les enseñará el respeto por los valores morales y los preparará para que se enfrenten a los problemas de la vida por sí solos desde pequeñitos. Para los adolescentes será un excelente consejero. Debe aprender a controlar sus reacciones coléricas.

La madre de Escorpio

Esta mamá sabe transmitir a sus hijos independencia y se­guridad emocional, enseñándoles a hacer frente a las dificul­tades con el mismo valor que ella posee. Alentará sus talentos creativos y, en muchos casos, proyectará los propios. Aunque es posible que no sea demasiado efusiva a la hora de expresar­les su amor, los niños percibirán sus sentimientos más profun­dos en todo momento.

La madre escorpiana brinda a sus hijos un apoyo constan­te y no duda en aplastar a cualquiera que, a su entender, cons­tituya una amenaza para la relación de sus hijos, incluyendo a su propio marido.

El hijo y la hija de Escorpio

El hijo de Escorpio

Desde pequeñito suele ejercer un fuerte poder sobre quie­nes lo rodean. Extremista, orgulloso y celoso, puede ser muy demandante. No es de los más fáciles de educar; discutidor, caprichoso y peleador, necesita límites precisos. Es activo pe­ro reservado, se mueve por instinto y pone pasión en todo lo que hace. Posee una fuerte voluntad y siempre consigue sus objetivos, no importa cuánto tenga que esperar ni los medios que deba emplear. Dada su gran vitalidad necesita practicar al­gún deporte que le permita liberar su energía.

La hija de Escorpio

La hija escorpiana tiene un carácter fuerte y siempre inten­tará imponer su voluntad, lográndolo, generalmente. Se mos­trará autosuficiente desde pequeña y nunca se andará con ro­deos para expresar sus deseos. Resuelta y segura de sí misma, le gusta ser la primera en las cosas que le interesan y no se so­mete fácilmente a los deseos de los demás. Sagaz e inteligente, su decisión le hace afrontar riesgos y adaptarse a las even­tualidades, pero necesita aprender a reflexionar y a dominar sus impulsos firmes. Su mundo interior es intenso y no debe ser descuidado por sus padres, quienes deberán ayudarla a desarrollar su inteligencia emocional.

Consejos para los padres:

  • No será fácil saber que están pensando o sintiendo, ya que ocultan muy bien sus emociones. Hay que ganar su confianza.
  • Trátenlos con cariño pero con firmeza, necesitan límites precisos.
  • Enséñeles desde pequeñitos que las escenas de celos no les reportarán ningún beneficio.
  • Propónganles tareas en las que puedan fortalecer su poder de concentración.

El novio y la novia de Escorpio

El novio de Escorpio

Pasional e intenso, este hombre o ama con locura o es indi­ferente. Una vez que se compromete en un noviazgo casi nun­ca se embarca en otra historia. Su autocontrol le fija los límites y la valoración de la estabilidad conseguida es tan importante para él que no la pondrá en peligro porque sí.

Es extremadamene celoso y bastante machista, controlará todo el tiempo a su novia y ¡pobre del que caiga como sospechoso de querer robarle a su amada!

Cómo conservar al novio de Escorpio:

Mantenga constantemente prendida la llama del deseo respondiendo a sus reclamos con intensidad. Ni se le ocurra ponerlo celoso. Hágale sentir el hombre más atractivo del mundo pero no deje que siempre se salga con la suya.

La novia de Escorpio

Una relación con una escorpiana es cosa seria y eso debe­rá tenerlo en cuenta quien se involucre con ella. Interiormente se sentirá posesiva y celosa, demandando ser el centro de atención absoluto para su novio. Por fuera se mostrará fría y distante y no demostrará nada hasta que no esté segura de que es correspondida. Quiere que su novio sea capaz de dominar­la y de hacerla sentir orgullosa sin que, por eso, perturbe su in­dividualidad. Es leal, no le interesa ser infiel mientras sus ins­tintos y su intelecto sean satisfechos. En un hombre busca, an­te todo, fortaleza, ambición y valor.

Cómo conservar a la novia de Escorpio:

El secreto para conservarla es la renovación continua. Procure que no pierda el interés. No le sea infiel ni le mienta nunca respecto a sus sentimientos.

El esposo y la esposa de Escorpio

El esposo de Escorpio

Tiene una manera ardiente de encarar su relación de pare­ja. Asume con responsabilidad y seriedad su matrimonio. Pe­ro a veces cree que con esta actitud basta para mantener el amor. Es necesario recordarle, sin herir su ego, que el camino continúa. Los celos que manifiesta y con los que suele perse­guir y lastimar a quien lo ama constituye "el lado oscuro" de su personalidad. El exige exclusividad, pero no siempre la re­tribuye, ya que le resulta difícil renunciar a satisfacer su per­petuo hambre de sexo. Por otra parte, como es muy competi­tivo, jamás admitirá que algún otro pueda quitarle lo que con­sidera su posesión exclusiva; este sentimiento de competencia es tan fuerte que los celos pueden transformarse en una ver­dadera trampa.

La esposa de Escorpio

El matrimonio no suele ser fácil para esta mujer. La relación de pareja es para ella una lucha en la que el amor se hace más fuerte. Busca desesperadamente el compromiso profundo en el amor pero, al mismo tiempo, teme ser devorada. A veces se colocará en el rol de víctima y otras será la victimaria. Por eso, no es raro que emita mensajes contradictorios y que su esposo se sienta desconcertado muy a menudo. Necesita un com­pañero paciente y muy seguro dispuesto a hurgar en el tumul­tuoso mundo emocional. Si su pareja sabe cómo poner en marcha el mecanismo de su desconfianza, la tendrá atrapada, ya que permanecerá a su lado aún cuando su amor se haya acabado, porque preferirá cualquier cosa antes que cederle "su propiedad" a otra.

Si usted convive con un nativo de Escorpio:

Nunca lo moleste o busque contienda.

El amante y la amante de Escorpio

El amante de Escorpio

La reserva es una de sus mayores virtudes, por lo que la amante que pase por su cama puede estar segura de que él jamás alardeará ante nadie de haberla conquistado. Casi siem­pre mantendrá la relación en secreto.

Su deseo de posesión absoluta es tan voraz que, si pudiera, privaría a su querida de todo contacto con el mundo.

Es casi animal para hacer el amor, siempre logra satisfacer a su compañera. Es insaciable y no necesita de juegos previos pa­ra alcanzar el placer. No sabe de caricias tiernas ni de atenciones y está convencido de que tomar a una mujer por asalto es la me­jor manera de hacerla gozar. Necesita que su amante se reserve una zona de misterio que le permita tejer sus afiebradas fanta­sías, porque la imaginación es el motor de su insaciable deseo.

La amante de Escorpio

Decir que las pasiones que experimenta son devoradoras no constituye una metáfora exagerada. Realmente siente el deseo de 'devorar' a sus amantes para no dejarles la más míni­ma posibilidad de caer en otros brazos que no sean los suyos. Todo lo que hace, lo hace con intensidad y pasión y es capaz de saborear tanto una noche de amor como un acto de ven­ganza. Es la más sensual del zodíaco y le gusta experimentar de todo. Su fuerte pasión exige un compañero acorde porque siempre está dispuesta a gozar. Es absolutamente desinhibida y desfachatada, le gusta dominar en el lecho y, si su compañe­ro no responde a sus requerimientos, no se ofende ni titubea, arremete hasta lograrlo. Cuando conoce todo del otro y sus ac­ciones se le vuelven previsibles, pierde interés.

El amigo y la amiga de Escorpio

El amigo de Escorpio

Sus amigos son mas bien escasos ya que es individualis­ta y algo desconfiado, siempre a la defensiva. Se muestra tal como es, con sus cualidades y defectos. Le gusta disfrutar a tope de todos los placeres de la vida y corre el riesgo de te­ner actitudes autodestructivas. Tras ese férreo auto control que le hace parecer de acero, bullen emociones intensas. A veces cuesta soportar esa mirada penetrante e inquisitiva. Está dispuesto a hacer todo lo que esté en sus manos para ayudar al otro si lo necesita.

La amiga de Escorpio

Realista, determinada y valiente, la escorpiana se vincu­la con sus amigos entregándose por completo. Busca en la amistad, como en el amor, un intercambio profundo.

Sus vínculos suelen ser pocos y exige total exclusividad y lealtad, porque ella misma la da. Suele tener arranques colé­ricos en los que puede mostrarse muy hiriente con su sarcas­mo o ironías. Pero también es verdad que daría su vida por los que ama de verdad.

El suegro y la suegra de Escorpio

El suegro de Escorpio

Posesivo y dominante, su capacidad de condena es ini­gualable pero también es profundamente sensible e increí­blemente perceptivo, lo que le hace captar los manejos de los otros. Es casi imposible engañarlo.

Es difícil de tratar, gritón y agresivo, pero nunca sin ra­zón. El lo apreciará si actúa con sinceridad pues es lo que más valora. Si gana su corazón, tendrá en él un defensor in­condicional ante todo el mundo.

Cómo hacerlo su aliado:

Si usted no entra en competencias o luchas de poder podrá convertirlo en su aliado. Una buena táctica para acercarse a él es pidiéndole sinceramente ayuda emocional, espiritual o material.

La suegra de Escorpio

Es una persona apasionada, absorbente y celosa pero, tam­bién es muy justa. Ante un problema conyugal es capaz de condenar a su propio hijo y defenderla a usted si considera que él cometió una falta. Ella juzga sin rodeos y es implacable.

Es muy servicial y, cuando se la necesita su presencia será constante, llegando a hacer cualquier sacrificio personal. Su ni­vel de complicidad será alto si usted nunca le falla.

Cómo hacerla su aliada:

No la juzgue nunca y tampoco se le ocurra mentirle, pues es extremadamente sagaz e intuitiva y, si la descubre, nunca volverá a ganar su confianza.

El jefe y el empleado de Escorpio

El jefe de Escorpio

El jefe escorpiano es un apasionado en todo lo que hace, tiene el don de percibir el estado de ánimo de sus subalter­nos y se destaca por su capacidad de mando. Es enérgico, magnético y posee un enorme poder de convicción. Le en­cantan los desafíos, los riesgos y todo lo que haga funcionar su adrenalina. Es muy frontal en la expresión y en la acción y no le gustan las medias tintas. No le gusta oír sugerencias ni consejos ajenos respecto de los planes que realiza. Si bien posee el don del autodominio, no hay que enfurecerlo, por­que este hombre regido por Marte y Plutón, se puede con­vertir en un tornado en sólo un segundo, aunque después se arrepienta. Su objetivo es alcanzar el poder y se aboca a la tarea con persistencia hasta que logra sus propósitos. Aun­que sus decisiones pueden resultar osadas a los ojos de los demás, en general siempre tiene razón. Exigente con las per­sonas que tiene a su cargo, no acepta equivocaciones.

El empleado de Escorpio

Su orgullo le hace ser el empleado mejor y más eficiente. Es un eterno laburador y vive constantemente buscando nuevos horizontes; necesita tareas desafiantes que le permi­tan enfocar su energía. Es perfeccionista, tiene empuje y per­severancia en las tareas que comienza. Su dedicación es full time, no le gusta dejar cosas pendientes y no acepta equivo­caciones. Siempre está cuando se lo necesita, buscando ser merecedor de la confianza ciega de su empleador. Suele te­ner una visión de águila para los negocios. Defenderá sus intereses contra viento y marea, por eso su accionar a veces peca de osado.

Anuncios
Signos

Volver a la sección Signos