Signos

Volver a la sección Signos

Anuncios

Las relaciones de Acuario

El padre y la madre de Acuario

El padre de Acuario

El acuariano suele necesitar un proceso de adaptación a la paternidad, pero una vez superado el primer shock se con­vierte en un padre eficiente y, por sobre todo, en un amigo de sus hijos. Siempre dispuesto a enseñarles lecciones de fraterni­dad y humanitarismo.

Mostrará un alto grado de originalidad en los métodos educativos que elige para sus pequeños. Le gusta ayudarles con los deberes del colegio. Exterioriza poco sus sentimien­tos y suele ser bastante distraído, lo que puede generar en los chicos cierta sensación de desapego o distancia.

La madre de Acuario

Aunque la mujer acuariana, en un primer momento, puede sentirse perpleja ante la maternidad, no tarda en convertirse en una madre experta y comprensiva. Carente de prejuicios, suele ganarse la confianza de sus pequeños mostrando siempre una actitud comprensiva ante las con­fesiones más alarmantes. Divertida e imaginativa, los hará reír a carcajadas con sus ocurrencias locas. No es partida­ria de los castigos y rara vez se muestra fastidiosa con ellos; sabe cómo tranquilizarlos cuando están preocupados o temerosos.

El hijo y la hija de Acuario

El hijo de Acuario

Independiente y solidario, este niño suele estar rodeado por multitud de amigos y le encanta formar parte de grupos. Sus cambios de humor bruscos suelen desconcertar a sus pa­dres. Posee una desbordante imaginación, pero jamás miente. Dice simple y llanamente lo que piensa. Su mente es capaz de captar en un instante lo que a otro le llevaría un largo proceso de razonamiento. Muestra un total rechazo hacia lo que no le gusta, como algunas materias del colegio. En sus juegos demuestra tener una gran dosis de originalidad. Principalmente hay que ayudarlo a desarrollar constancia en sus hábitos.

La hija de acuario

Es amistosa y alegre, pero también puede resultar descon­certante, por sus repentinos cambios de opinión o sus reaccio­nes imprevisibles. Posee una gran inventiva, se ríe de las cos­tumbres y tradiciones, y discute sobre cualquier tema con to­tal desparpajo. Muy rebelde, no acepta las reglas establecidas, sino que debe convencerse primero de que tienen un sentido para luego acatarlas.

Original en sus entretenimientos, prefiere los juguetes no­vedosos, y electrónicos y la literatura fantástica.

Consejos para los padres:

  • Necesitan ante todo, continuidad. Ensénenles a ser constantes, haciéndoles ver las ventajas de lograr sus objetivos.
  • Sus amigos son muy importantes para ellos. Nunca los prive de su compañía.
  • Necesitan probar cosas nuevas e interesantes. Cómpreles juegos originales.
  • Viven sometidos a una gran tensión nerviosa por lo que deberán dormir bastante.

El novio y la novia de Acuario

El novio de Acuario

Este hombre suele escapar de todo tipo de relación com­prometida que amenace su libertad personal, por lo tanto no es extraño que evite el noviazgo. Pero cuando se decide a es­tar con una mujer, se apega a ella como a sus ideas, y será uno de los novios más fieles del zodíaco. De todos modos siempre antepondrá su independencia a cualquier otro valor y no aceptará restricciones de ningún tipo. Ve en su novia a un par absoluto: todo se comparte y se decide de a dos. Es romántico y le gusta demostrarlo pero no hay manera de ponerlo celoso. Será difícil estar a solas con él muy seguido, ya que siempre estará rodeado o solicitado por sus numerosas amistades.

Cómo conservar al novio de Acuario:

No se le ocurra jamás hablar mal de sus amigos, ni lo ponga en el aprieto de tener que elegir entre ellos y usted. Inscríbase en un curso ecologista y despertará su total admiración.

La novia de Acuario

Bastante exótica, vanguardista y muy inteligente, esta mu­jer no se muestra especialmente ansiosa por casarse. Suele asustarse tanto de la profundidad de sus propios sentimien­tos que prefiere esconderse tras la muralla de la razón. Su no­vio deberá tener en cuenta y aceptar que ella necesita aislarse periódicamente para concentrarse en sus cosas. No es desconfiada ni celosa pero no soporta la deshonestidad. La fidelidad no es un problema para ella, simplemente porque piensa que no existe. Jamás creerá que su novio la engaña, pero si algu­na vez lo comprueba, lo más probable es que desaparezca sin decir palabra.

Cómo conservar a la novia de Acuario:

Proponga actividades descabelladas, temas excitantes de conversación e invente, por lo menos una vez al mes, alguna aventura al estilo Indiana Jones.

El esposo y la esposa de Acuario

El esposo de Acuario

Sentimentalmente escurridizo, huye del matrimonio como si fuera una trampa para su libertad. Idealista, amante de la libertad, defensor de su independencia, su comportamiento puede ser impredecible incluso para quien convive con él. Su esposa no deberá tomar sus ex­centricidades muy en serio. Si bien no es celoso, sí se muestra muy exigente con su esposa y espera que esté siempre cuando la necesita.

Aunque mantiene una vida erótica plena, no le interesa demasiado el sexo. Su pareja puede estar segura de que no indagará en su pasado para regodearse en los celos retros­pectivos que suelen producir estas revisiones histórico-sentimentales. En cambio, deberá prepararse para soportar su espíritu demasiado curioso en materia sexual y afectiva. Ignora todo prejuicio, y será capaz de mantener su unión crea­tiva al margen de todo daño.

La esposa de Acuario

Suele huir de todo compromiso de estabilidad afectiva, pero una vez que logra superar el miedo, es capaz de es­tablecer el más sincero y libre vínculo matrimonial.

Su esposo deberá compartir en alguna medida su básico anhelo de libertad y creatividad mental, su originalidad en la forma de ver la vida y su espontaneidad. Le gusta dividir la li­bertad y la responsabilidad en partes iguales.

La amistad suele constituir la base de su relación. Ne­cesita encontrar originalidad en su pareja. No se sentirá cómoda con alguien conservador o apegado a los dictáme­nes sociales.

Exhibe la misma actitud amistosa hacia todo el mundo, despertando muchas veces en su compañero sentimientos de celos y rencores de los que no es consciente.

Si usted convive con un nativo de Acuario:

No corte nunca su libertad y respete siempre su independencia.

El amante y la amante de Acuario

El amante de Acuario

Tener una pareja estable no le resulta un impedimento para tener otra o para embarcarse en aventuras amorosas de diferente nivel de profundidad, porque el acuariano necesi­ta probar todo. Si alguien lo tienta prometiéndole que deba­jo de las sábanas encontrará el paraíso, no tiene ningún pru­rito en arriesgarlo todo.

El sexo es una aventura que vive con intensidad. Sien­te inmenso placer en los juegos previos, por eso se demo­ra en ellos. Su pasión nunca se convierte en violencia y, si percibe que determinada actitud puede herir a su compa­ñera, no duda ni por un segundo en buscar una alternati­va que pueda resultarle a ella más placentera. Es un aman­te competente y una mujer jamás se sentirá defraudada con él.

La amante de Acuario

A esta mujer le gusta probar y todo será bienvenido. Precisa a alguien con sus mismos deseos de experimenta­ción y con sus mismas actitudes desprejuiciadas con res­pecto al sexo. Un amante con un criterio más convencional que el suyo de lo que es la libertad se sentirá herido, agre­dido y decepcionado. Tarda en decidirse a iniciar una rela­ción pero, una vez que lo hizo, no conoce lo que son los prejuicios. A pesar de su fogosidad, cuando no tiene sexo no se desespera, pues para ella es sólo un complemento del amor y no un fin en sí mismo. Como no está demasiado in­teresada en preservar los vínculos afectivos que ha logra­do, no le importa relacionarse con alguien conocido de su pareja o que pueda llegar a contarle su infidelidad. Para ella la libertad de hacer lo que tiene ganas está por sobre todas las cosas.

El amigo y la amiga de Acuario

El amigo de Acuario

Tiene una sensibilidad social muy acentuada y tendencias al­truistas, siendo un gran defensor de la solidaridad. Acuario es el mayor luchador de causas nobles. Valora la amistad más que na­da y en los grupos se encuentra en su elemento. Su comporta­miento es siempre imprevisible, rechaza los estereotipos y sus ideas resultan a veces difíciles de comprender. Cuando se enfada suelta exabruptos pero nunca critica y desconoce la mezquindad.

La amiga de Acuario

Acuario encarna el espíritu mismo de la amistad. Tiene gran facilidad para relacionarse, aunque tarda en establecer lazos duraderos. Es la amiga más impredecible y desconcer­tante, sin embargo respeta las opiniones ajenas aún cuando esté en desacuerdo con ellas. Suele elegir a sus pares, vinculándose con personas que quieran evolucionar más rápida­mente que el resto del mundo. Para ella el honor es un valor importante. Respeta las promesas y siempre está dispuesta a perdonar ofensas, pero también espera que sus amigos ha­gan lo mismo.

El suegro y la suegra de Acuario

El suegro de Acuario

Posee un carácter muy agradable, es divertido y le encan­tan las bromas. Vive sobre todo para su entorno aportándo­le el bienestar tal y como él lo entiende. Odia la solemnidad y asume conductas poco convencionales. No soporta ser in­vadido por responsabilidades que no ha elegido, por lo que no conviene pedirle que cuide de sus nietos.

Nunca vivirá con sus hijos aunque los adore porque eso coartaría su libertad.

Cómo hacerlo su aliado:

Si quiere hacerse su amigo, comparta con él conversaciones sobre temas de interés general, pero cuando defienda obstinadamente sus teorías insostenibles, actúe con sutileza y sígale la corriente.

La suegra de Acuario

Ésta puede ser una de las suegras más divertidas. Es vital y chispeante. Le encanta ser invitada a cuanta reunión social se realice en casa de sus hijos. Ama a sus nietos, pero rara vez estará dispuesta a cuidarlos. Muy independiente, prefiere contemplar la vida de los suyos desde afuera. No es en absoluto competitiva, se brinda con frescura Detesta que la llamen "mamá", quiere que la trate como a su igual; no admite la ve­jez y generalmente parece más joven de lo que es en realidad.

Cómo hacerla su aliada:

Si muestra sentido del humor quedará fascinada con usted. Jamás tome sus bromas en serio, invítela frecuentemente a fiestas o reuniones.

El jefe y el empleado de Acuario

El jefe de Acuario

Acuario es un jefe muy especial que sorprende siem­pre. Jamás dirá cómo deben pensar o actuar los demás, aunque dará su opinión con total franqueza. Humanitario y amistoso, no le gusta tomar decisiones ni dar ordenes, prefiere trabajar en equipo y escuchar las ideas de los de­más tomándolas muy en cuenta, en especial, si son van­guardistas.

Bastante excéntrico, extravagante en el vestir, un poco dis­traído y siempre impredecible. Se hace querer a pesar de sus rarezas, porque es sumamente justo. A cada empleado le dará lo que se merece. Sus ideas locas, siempre adelantadas a su época, suelen ser revolucionarias y precursoras. Le encanta in­ventar nuevas formas de trabajar en grupo y, lo que es seguro, es que nadie se aburrirá en la empresa que él dirija.

El empleado de Acuario

Es muy inteligente, creativo y sumamente escrupuloso con sus tareas, aunque no es un fanático del trabajo, especialmen­te si implica esfuerzo físico. Le gusta adquirir conocimientos que amplíen sus perspectivas. Siempre estará ocupado, investigando por cuenta propia la posibilidad de hacer las cosas de maneras nuevas y diferentes. Rápido, original y muy lógico, uno debe permitirle total libertad para que rinda. Es amistoso con sus compañeros y digno de confianza. Le encanta trabajar en grupos donde todos aportan ideas futuristas. Su mayor problema es la incapacidad de mantener un horario fijo o es­tricto. Odia los fichajes y los controles, y suele cambiar mucho de trabajo.

Anuncios
Signos

Volver a la sección Signos