Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

La salida de los dientes en el bebé

Los dientes suelen empezar a salir durante estos meses. Los incisivos centrales inferiores suelen ser los primeros en salir, seguidos, entre cuatro y ocho semanas después, de los cuatro incisivos superiores (centrales y laterales) y, aproximadamente un mes después, de los otros dos incisivos inferiores. A continuación suelen salir los primeros molares, seguidos de los caninos.

Si a su hijo no le ha salido todavía ningún diente, no se preocupe. Esto puede ser una característica hereditaria y no significa necesariamente que algo vaya mal.

La salida de los dientes provoca en algunas ocasiones irritabilidad, llantos, fiebre baja (no superior a los 100° Farenheit o 37.8° centígrados), babeo excesivo y ganas de morder cosas duras. A menudo las encías se inflaman y se vuelven muy sensibles. Para mitigar el malestar del bebé, intente frotar o masajearle suavemente las encías con los dedos. Los aros mordedores también suelen ayudar, pero deberían estar hechos de caucho duro (los mordedores que se tienen que meter en el congelador suelen ponerse demasiado duros y pueden provocar más dolor que alivio). Los analgésicos que se aplican sobre las encías no son necesarios ni útiles, puesto que permanecen muy poco tiempo en la boca del bebé. Si su hijo parece tener muchas molestias o le sube la fiebre por encima de los 100° Fahrenheit, lo más probable es que estos síntomas no se deban a que le están saliendo los dientes, por lo que debería informar al pediatra.

¿Cómo se le deben lavar los dientes a un bebé? Simplemente cepillándolos con un cepillo suave para niños o pasándoles una gasa al final del día. Para evitar que le salgan caries, no deje que su hijo se duerma con el biberón en la boca, sea durante el día o por la noche. Evitando este tipo de situaciones, la leche no se le quedará entre los dientes creando un campo de cultivo idóneo para la formación de caries.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños