Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

La alimentación del bebé: el pecho y el biberón

Las necesidades nutricionales de su hijo durante el período de crecimiento rápido denominado infancia son mayores que en ninguna otra etapa de su vida. Su hijo triplicará aproximadamente su peso corporal durante el primer año de vida.

Alimentar a su hijo es mucho más que nutrirlo. Al hacerlo, tendrá la oportunidad de estar cerca de él, arrullarlo y mirarle a los ojos. Serán momentos de relajación y disfrute para ambos y también de proximidad emocional.

Antes del parto, usted deberá decidir si va a darle el pecho o el biberón a su hijo. Se trata de una decisión importante que exige reflexión: deberá evaluar cuidadosamente ambas posibilidades antes de decidirse. En este capítulo encontrará la información que necesita para elegir la mejor opción para usted y su bebé.

Debido a su composición nutricional, la leche humana es el alimento ideal para un infante humano. Los bebés a quienes se les da el pecho tienen menos probabilidades de contraer infecciones de oído, tener diarreas graves y desarrollar reacciones alérgicas. Además, existen algunas pruebas de que, para las madres, dar el pecho reduce la probabilidad de contraer ciertos tipos de cáncer y de tener fracturas de cadera en el futuro. Por esto motivo, la mayoría de los pediatras recomiendan la lactancia materna.

Pero es importante que no se sienta culpable si decide darle el biberón a su hijo. La leche de fórmula es una alternativa nutritiva y aceptable a la leche materna. Sea cuál sea el motivo que tenga para no amamantar (y puede ser simplemente que no quiera hacerlo), es usted quien tiene que decidirlo. De todos modos, es importante que reflexione al respecto antes de que nazca el bebé, puesto que empezar con el biberón y luego intentar darle el pecho puede ser bastante complicado o, incluso, imposible, si espera demasiado. La producción de leche se optimiza si la lactancia se inicia justo después del parto. Si usted empieza dándole el pecho a su hijo y después decide, por cualquier motivo, que esto no funciona, siempre estará a tiempo de pasarse al biberón.

En los Estados Unidos, aproximadamente un 44% de los recién nacidos son amamantados al nacer. A los seis meses, sólo el 20% sigue alimentándose de este modo. La Organización Mundial de la Salud y muchos expertos recomiendan a las mujeres amamantar a sus bebés al máximo, hasta el año o incluso más, puesto que la leche materna no sólo proporciona una nutrición óptima, sino también protección contra las infecciones. Es posible que usted utilice ambos métodos durante el primer año de vida de su hijo; otro motivo más para que se familiarice previamente con ambos tipos de lactancia.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños