Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

La adoración del niño de los dos a los tres años por el hermano mayor

¿Tiene su hijo algún hermano o hermana mayor? Si es así, durante la etapa preescolar probablemente empezará a manifestar una gran admiración por su hermano mayor. A los ojos de su hijo, su hermano mayor "lo hace todo bien". Es un modelo perfecto, alguien que es fuerte e independiente pero sigue jugando como un niño.

Este tipo de relación entre hermanos tiene sus pros y sus contras. Su hijo pequeño probablemente irá detrás de su hermano mayor como un perrito. Esto probablemente le dará a usted cierta libertad y probablemente los dos se lo pasarán muy bien juntos durante un tiempo. Pero antes o después, su hijo mayor querrá recuperar su libertad, lo que provocará ciertas decepciones —y quizás lágrimas y mal comportamiento— en el más pequeño. De todos modos, de usted depende que esta dependencia con respecto a su hermano mayor no se prolongue excesivamente. Si usted no toma cartas en el asunto, es posible que la relación entre ambos hermanos se deteriore.

Si su hijo mayor tiene ocho años o más, probablemente ya tendrá una vida bastante independiente, con amigos y actividades fuera de casa. Si usted lo dejara, su hijo pequeño se convertiría en la sombra de su hermano. Sin embargo, usted no se lo debe permitir, a no ser que el hermano o hermana mayor también lo desee o usted vaya a ir con ellos para que el pequeño no canse demasiado al mayor. Si el hermano mayor tiene la edad suficiente como para hacer de niñero/a, el compensarlo de algún modo por cuidar de su hermanito mientras usted está fuera evitará muchos resentimientos.

Las tensiones y la rivalidad ente hermanos son inevitables, pero si se logra que haya un equilibrio saludable entre camaradería e independencia, el vínculo fraterno contribuirá al crecimiento personal y a la autoestima de ambos. A través de su hermano mayor, su hijo pequeño incorporará los valores familiares con más facilidad y se hará una idea lo que significa ser "un niño mayor". Su hijo o hija mayor, por su parte, descubrirá lo que significa ser un héroe en su propia casa.

No cabe duda de que ser un modelo para un hermano pequeño es una gran responsabilidad, y, si usted se lo comenta a su hijo mayor, es posible que sus palabras provoquen una clara mejora en su comportamiento. Sin embargo, si usted considera que su hijo mayor es una mala influencia para el pequeño y no hay forma de que corrija su comportamiento, no tendrá más remedio que separarlos cuando el mayor se porte mal. De lo contrario, el pequeño pronto empezará a imitar al mayor y enseguida adoptará sus malos hábitos. Aunque debe asegurarse de que su hijo pequeño entiende la diferencia entre lo que significa "portarse bien" y "portarse mal", no se le ocurra avergonzar al hermano mayor castigándolo delante del pequeño.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños