Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Impétigo

El impétigo es una infección bacteriana contagiosa que afecta a la piel y que suele aparecer alrededor de la nariz, la boca y las orejas. A menudo está provocada por el estreptococo, que también es responsable de la infección de garganta por estreptococo y de la fiebre escarlatina, o por estafilococos.

Si el causante de la infección es el estafilococo, la erupción consiste en vesículas llenas de un fluido casi transparente. Éstas se rompen con facilidad, dejando tras de sí un área plana y brillante sobre la que enseguida se forma una costra de color miel. Sin embargo, el estreptococo rara vez provoca la aparición de vesículas, pero sí de costras y úlceras que afectan a áreas extensas de la piel.

Tratamiento

Hasta que pueda llevar a su hijo al pediatra, limpie bien la erupción con agua y jabón. Puede utilizar un jabón dermatológico suave, pero no se fíe de los medicamentos que se venden sin receta médica a no ser que se los recomiende expresamente el pediatra.

El impétigo debe tratarse con antibióticos, pero es posible que el pediatra prefiera identificar antes la bacteria concreta que lo provoca para saber el medicamento específico que debe recetarle. Para ello, tendrá que abrir una vesícula o levantar una costra para analizar una muestra del material en ellas contenido. Si se trata de una infección provocada por estreptococos, probablemente le recetará penicilina, pero si la erupción ha sido provocada por estafilococos, le recetará otro antibiótico. En cualquier caso, medique a su hijo durante el curso de tratamiento completo, pues, si no, el impétigo podría reaparecer.

Otra cosa a considerar es que el impétigo es contagioso hasta que desaparece la erupción o hasta que se llevan dos días de tratamiento a base de antibióticos y ha habido una clara mejoría. Por lo tanto, mientras el impétigo sea contagioso, su hijo debe evitar entrar en contacto con otros niños y usted debe evitar tocarle la erupción. Si usted u otro miembro de la familia entra en contacto con el área afectada, debe lavarse a fondo, con agua y jabón la parte afectada. Además, mantenga las toallas o toallitas de baño, del niño separadas de las de los demás miembros de la familia.

Prevención

Las bacterias que provocan el impétigo crecen en las pequeñas aberturas de la piel (cortes, rasguños...), por lo que la mejor forma de evitar que su hijo contraiga esta infección es manteniendo las uñas bien cortas, romas y limpias, y enseñándole a no rascarse cuando tenga la piel irritada. Cuando se haga un arañazo, lávelo con agua y jabón y aplique sobre él una pomada antibiótica. Así mismo, tenga cuidado en no utilizar toallas que haya usado alguien que tenga una infección activa en la piel.

Cuando la causa del impétigo es una infección por estreptococos, puede asociarse a una complicación bastante grave, aunque rara, denominada glomerulonefritis. Esta enfermedad puede lesionar los ríñones, provocando el paso de sangre a la orina y una subida de la presión sanguínea.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños