Signos

Volver a la sección Signos

Anuncios

Hombres y mujeres de Tauro

El hombre y la mujer de Tauro

El hombre de Tauro

Sensato, honrado, de valores morales muy firmes y con una gran fuerza de voluntad, el hombre de este signo nece­sita, ante todo, seguridad y rutina. Es constante, eficiente y organizado, trabaja con firmeza pero despacio. La paciencia es una de sus cualidades más destacables. Conviven en él sensualidad y sentido de la realidad. No sólo les interesa la seguridad económica, sino que la emotiva es primordial. Suele formar parejas estables y cuando ama se compromete a fondo, pero exige lo mismo. No soporta la frivolidad. Es leal y confiable pero también puede resultar demasiado po­sesivo y terriblemente testarudo.

La mujer de Tauro

Reflexiva, práctica, paciente y discreta, la mujer de Tauro ama la comodidad y valora los placeres más sencillos. Sen­sual, dulce y cariñosa, la prudencia y la constancia caracte­rizan todas sus acciones. Puede ser muy posesiva con quie­nes ama, rencorosa si la hieren y obstinada; una vez que to­ma una decisión, no habrá quien la pare. Aunque es capaz de exhibir un genio violento, no se entregará a un acceso de cólera si no la provocan.

Excelente ama de casa, sabe desenvolverse perfectamen­te, también, en el mundo profesional, donde persigue sus objetivos con tesón y una gran fuerza de voluntad.

El niño y la niña de Tauro

El niño de Tauro

El niño de este signo es tranquilo y callado pero suma­mente obstinado; no hay quien le convenza de lo contra­rio cuando desea algo. Este pequeño terco tiene un cora­zón de oro, una voluntad de hierro y un sentido común admirable. Es más bien perezoso pero también muy res­ponsable con sus deberes, obediente y aplicado en la es­cuela. Se suele destacar en todo lo que implique desplegar su talento artístico.

La niña de Tauro

Reservada, tranquila, de ademanes sosegados, siempre muestra menos de lo que siente. Aunque es resuelta y voluntariosa, no actúa precipitadamente, necesita sentirse segura. Es paciente, persistente y obstinada, más bien pe­rezosa y muy golosa. De reflejos lentos frente a lo impre­visto, no le gustan las sorpresas. Se concentra mucho en las actividades que le agradan, pero si pretenden impo­nerle algo que no le agrada reaccionará con firmeza y de­fenderá su posición con perseverancia inigualable.

Qué harán cuando sean grandes:

Sus inclinaciones naturales son las artes plásticas, la gastronomía, las finanzas y la jardinería.

Anuncios
Signos

Volver a la sección Signos