Signos

Volver a la sección Signos

Anuncios

Hombres y mujeres de Escorpio

El hombre y la mujer de Escorpio

El hombre de Escorpio

El hombre de Escorpio, suele mostrar una apariencia se­rena pero en su interior alberga un volcán a punto de hacer erupción. Tiene cierta tendencia a los extremos, es de los que arden hasta quemarse y morirse en su propio fuego, pero, también, como el Ave Fénix, renace de sus cenizas. Enfrenta los problemas y desafíos de la vida con valor y confianza. Detesta los grises: para él todo es blanco o negro. Tiene cier­ta atracción hacia lo oscuro, y muchas veces la pasión se tor­na autodestructiva. En el amor, es celoso pero no soporta ser cuestionado. Terriblemente atractivo para las mujeres, enigmático y seductor, puede ser también el más cruel de los amantes.

La mujer de Escorpio

Magnética, seductora, pasional y misteriosa, esta mujer siempre fascina con su presencia. Tiene un sexto sentido muy desarrollado y con él detecta cualquier secreto o inten­ciones ocultas de quienes tiene cerca. Cuidado con lo que descubra, porque una escorpiana hecha y derecha puede es­perar el tiempo necesario para ver pasar el cadáver de su enemigo y no se va a quedar de brazos cruzados. Muy se­lectiva con sus amistades, resguarda su intimidad ante todo. Individualista, orgullosa y segura de sí misma, no soporta que le impongan límites. Posee sensibilidad artística, le gus­ta el prestigio y el dinero.

El niño y la niña de Escorpio

El niño de Escorpio

Dueño de una tendencia natural a controlar las situacio­nes, el pequeño de Escorpio suele ejercer un fuerte dominio sobre quienes lo rodean. Independiente y decidido, tiene una gran capacidad de acción y una poderosa vida instinti­va. Es leal y confidente con sus amigos. Ama investigar lo oculto y desentrañar misterios.

La niña de Escorpio

Caprichosa, impulsiva y peleadora, la niña de Escorpio mostrará desde pequeñita su carácter fuerte. Tratará de im­poner su voluntad y cuando no lo consiga sus berrinches se­rán sonoros. Su autosuficiencia y determinación causarán admiración entre sus pares. Dada su gran vitalidad, necesi­ta una canalización constante que le permita liberar su cau­dal de energía.

Qué harán cuando sean grandes:

Mostrarán interés por la investigación, la psicología, la psiquiatría y el trabajo social. Lo importante es que se sientan involucrados emocionalmente en cualquier actividad que realicen.

Anuncios
Signos

Volver a la sección Signos