Signos

Volver a la sección Signos

Anuncios

Hombres y mujeres de Aries

El hombre y la mujer de Aries

El hombre de Aries

De espíritu inquieto, al hombre ariano le gusta la acción y lleva siempre la pasión a flor de piel. Es impulsivo, impa­ciente y detesta la rutina. Emprendedor, competitivo y muy seguro de sí mismo, obedece ciegamente a sus impulsos y no hay convención social que lo detenga. Sabe dirigir, por lo que se destaca en profesiones ejecutivas.

Todo en su vida es rápido, casi vertiginoso y este exceso de energía puede resultar extenuante. Es romántico y apa­sionado, y su imagen viril atrae al sexo opuesto. Suele vivir intensas experiencias afectivas, entablando vínculos fran­cos, aunque le cuesta aplicar la constancia. Puede ser despó­tico, egocéntrico y egoísta.

La mujer de Aries

Entusiasta, activa y valiente, confía absolutamente en su propia fuerza y, prácticamente, no hay nada a lo que esta mujer no le pueda hacer frente. Aspira a la libertad indivi­dual y, permanentemente necesita comenzar nuevas rutas . No soporta esperar; la paciencia es una cualidad que desco­noce. De carácter fuerte, competitivo y bastante dominante, incluso puede tornarse agresiva en el trato con los demás.

Le encanta que la halaguen pero con sinceridad. Prefiere la compañía masculina a la femenina. Capaz de pasiones fuertes e imprevistas, hará cualquier cosa por conseguir sus objetivos.

El niño y la niña de Aries

El niño de Aries

El ariano es un niño activo, curioso, movedizo e impacien­te. Audaz e irreflexivo, no tiene, en absoluto, noción del pe­ligro; se lanza hacia cualquier cosa que le intrigue. Debido a ello, suele ser propenso a los pequeños accidentes, como caí­das, cortaduras y golpes (especialmente en la cabeza). De contextura fuerte y dinámica, necesita realizar mucho ejercicio físico. Inconformista e intranquilo, reclama a gritos lo que desea, hasta que, generalmente, lo obtiene.

La niña de Aries

Individualista e independiente, a esta niña le gusta co­menzar cosas pero no terminarlas.

Es muy directa y franca, por lo que puede resultar ru­da o desconsiderada, pero nunca lo hace con mala inten­ción. Generosa y confiada pero también impaciente y de fuertes atracciones y repulsiones. Rápida de reflejos e impulsiva, le gusta llevar siempre la delantera, ser la pri­mera en los juegos y suele convertirse en líder entre sus compañeras.

Qué harán cuando sean grandes:

Podrán transformarse en arriesgados empresarios o dedicarse al deporte. Lo importante es que cualquier elección que realicen les permita actuar con autonomía de decisión y orientar su fuerza hacia objetivos claros.

Anuncios
Signos

Volver a la sección Signos