Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Hiedra, zumaque y Rhus diversiloba (Poison Ivy, Poison Oak, Poison Sumac) y los niños

Entrar en contacto con la hiedra, el zumaque o el Rhus diversiloba es una causa bastante común de erupciones cutáneas en niños durante la primavera, el verano y el otoño. La erupción obedece a una reacción alérgica al aceite que contienen estas plantas. Puede aparecer desde pocas horas de haber entrado en contacto con la planta hasta tres días después, y empieza en forma de vesículas que producen picor intenso.

Contrario a la creencia popular, no es el fluido contenido en las vesículas lo que hace que la erupción se vaya extendiendo. La erupción se extiende debido a que pequeñas cantidades de aceite que permanecen adheridas a las uñas del niño, a su ropa o al pelo de algún animal doméstico entran en contacto con otras partes de su cuerpo. La erupción no se podrá contagiar a menos que el aceite que la provoca entre en contacto con la piel de otra persona.

La hiedra es un tipo de hierba, con tres hojas de color verde y un tallo rojizo en el centro y crece como una parra en todas las regiones de Estados Unidos a excepción del suroeste. El zumaque es un arbusto que tiene entre siete y trece hojas, agrupadas de dos en dos a lo largo del tallo central. No es tan abundante como la hiedra y crece sobre todo en las zonas pantanosas del rio Mississippi. El Rhus diversiloba, o "Poison Oak," es un arbusto que crece en zonas costeras. Las tres plantas producen el mismo tipo de reacción alérgica en la piel, denominada dermatitis por contacto.

Tratamiento

Tratar la reacción alérgica a la hiedra —la causa más frecuente de las dermatitis por contacto— es bastante sencillo.

  • La prevención es el mejor enfoque. Aprenda a identificar la planta y enséñele a su hijo a evitarla.
  • Si se produce el contacto, lave la ropa que llevaba puesta el niño con agua y jabón. Lave también con abundante agua y jabón la zona de la piel donde se produjo el contacto durante por lo menos diez minutos.
  • Si la erupción es poco importante, aplique loción de calamina de tres a cuatro veces al día para mitigar el picor. Evite los productos que contengan antihistamínicos o anestésicos, puesto que pueden desencadenar reacciones alérgicas.
  • Para reducir la inflamación se puede aplicar alguna pomada que contenga hidrocortisona al uno por ciento.
  • Si la erupción es severa o afecta a un área muy extensa del cuerpo o a la cara, es probable que el pediatra prefiera tratar al niño con esteroides orales. En este caso, el tratamiento debe durar unos diez días reduciéndose la dosis de manera específica según recomendación del pediatra. Usted debe seguir al pie de la letra las indicaciones que le dé el pediatra sobre el patrón de administración. Este tratamiento sólo se aplica a los casos más severos. Así mismo, si su hijo presenta alguno de los síntomas que figuran a continuación, debe ponerse en contacto con el pediatra:
  • Erupción severa que no responde a los tratamientos arriba descritos.
  • Cualquier indicio de infección, como, vesículas, enrojecimiento o supuración.
  • Una nueva erupción o sarpullido.
  • La cara está severamente afectada.
  • Fiebre.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños