Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Habilidades manipulativas del niño de los tres a los cuatro años

A los tres años su hijo o hija irá adquiriendo tanto el control muscular como la concentración que necesita para dominar muchos movimientos de precisión. Notará que ahora su hijo puede mover los dedos de la mano tanto independiente como conjuntamente, lo que significa que, en lugar de coger el creyón con el puño, ya puede agarrarlo como lo hacen los adultos, colocando el pulgar a un lado y los demás dedos en el otro. Podrá dibujar un cuadrado, copiar un círculo y garabatear a sus anchas.

Puesto que su percepción espacial ha mejorado bastante, ahora es mucho más sensible a las relaciones espaciales que mantienen los objetos entre sí, por lo que en sus juegos colocará sus juguetes con sumo cuidado y controlará la forma de coger utensilios y herramientas para realizar tareas específicas. Esta sensibilidad y control incrementados le permitirán construir torres de nueve o más bloques, comer sin casi derramar, verter agua de una jarra a un vaso (con ambas manos), desabrochar botones y hasta abrochar botones grandes.

Así mismo, mostrará un gran interés por descubrir lo que puede hacer con diferentes materiales y utensilios, como tijeras, plastilina, pintura y creyones. Ya es lo suficientemente hábil como para manipular todos estos objetos y empezará a experimentar con ellos para crear cosas nuevas. Al principio, se limitará a jugar aleatoriamente con los materiales, quizás dándose cuenta de lo que ha hecho sólo al final del proceso. Por ejemplo, al observar uno de sus garabatos, puede darse cuenta de que parece un perro. Pero pronto invertirá el proceso y decidirá qué es lo que quiere hacer antes de ponerse manos a la obra. Este cambio de enfoque, le obligará a desarrollar una mayor precisión en sus movimientos y en la forma de usar las manos.

Entre las actividades tranquilas que pueden ayudar a su hijo a mejorar sus habilidades manipulativas figuran:

  • Construir torres con bloques.
  • Hacer rompecabezas (de cuatro o cinco piezas grandes).
  • Jugar con tableros de clavijas.
  • Ensartar cuentas grandes de madera.
  • Pintar con creyones y tizas.
  • Hacer castillos de arena.
  • Verter agua en recipientes de tamaños variados.
  • Vestir y desnudar muñecas con ropas que tengan cremalleras grandes, botones a presión y cordones.

También puede estimular a su hijo a usar las manos enseñándole a usar algunas de las herramientas que utilizan los adultos. Le encantará poder usar un destornillador "de verdad", un martillo ligero, un batidor de huevos o las herramientas de jardinería. Lógicamente, usted deberá supervisar atentamente lo que vaya haciendo, pero, si deja que su hijo le ayude en su oficio, le sorprenderá lo mucho que es capaz de hacer por su cuenta.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños