Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Estrabismo en los niños

El estrabismo es una alineación incorrecta de los ojos causada por un desequilibrio en los músculos que controlan los movimientos oculares.

Es normal que los ojos de un recién nacido se muevan al azar y se crucen. Sin embargo, en pocas semanas aprende a mover ambos ojos a la vez y debe dejar de cruzarlos al cabo de pocos meses. Si su hijo sigue cruzando los ojos o si no mira en la misma dirección con ambos ojos (por ejemplo, uno mira para un lado, para arriba o para abajo), los músculos que controlan los movimientos oculares pueden estar más débiles en un lado que en otro. Este trastorno, denominado estrabismo, no permite que ambos ojos enfoquen simultáneamente en el mismo punto.

Si su hijo nace con estrabismo, es importante realinearle los ojos lo antes posible para que pueda enfocar con ambos ojos a la vez. Los ejercicios oculares no bastan para conseguir esto, por lo que el tratamiento suele incluir el uso de gafas, gotas oculares o cirugía.

Si un niño tiene que operarse, la intervención se suele practicar entre los seis y los dieciocho meses de edad. La cirugía suele ser eficaz y segura, aunque es bastante común que un niño necesite más de una cirugía. Aún después de la intervención, es posible que el niño siga teniendo que usar gafas.

Algunos niños parecen tener estrabismo debido a la estructura de su cara, pero sus ojos están perfectamente alineados. Estos niños suelen tener el puente de la nariz poco pronunciado y gruesos pliegues cutáneos a lo largo de la nariz, denominados epicanto, que deforman el aspecto de los ojos. Esto se conoce como seudoestrabismo (o falso estrabismo). La visión de estos niños es normal y conforme van creciendo y el puente de la nariz se les hace más prominente, pierden el aspecto seudoestrábico.

Debido a la importancia del diagnóstico y el tratamiento temprano del estrabismo, si usted sospecha que los ojos de su bebé no están alineados, debe comentárselo al pediatra, quien le indicará si en efecto hay algún problema.

El estrabismo puede estar presente desde el nacimiento (estrabismo congénito) o bien desarrollarse durante la infancia (estrabismo adquirido). El estrabismo también puede desarrollarse a raíz de otros problemas, como una lesión ocular o cataratas. La aparición repentina de estrabismo en un niño debe reportarse de inmediato al pediatra. Aunque se trata de algo muy raro, podría indicar la presencia de un tumor o algún otro problema serio del sistema nervioso. En cualquier caso, es importante diagnosticar y tratar el estrabismo lo antes posible. Si no se trata a tiempo, es posible que el niño nunca llegue a utilizar ambos ojos conjuntamente (visión binocular); y, si no utiliza ambos ojos al mismo tiempo, es probable que uno de ellos acabe volviéndose "vago" o ambliópico.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños