Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Elegir la ropita del bebé

Cuando se aproxime su fecha prevista de parto, deberá adquirir el ajuar del bebé, esto es, los elementos básicos de su vestuario y los accesorios que necesita un recién nacido durante las primeras semanas de vida. Para empezar, sugerimos la siguiente lista:

  • 3 ó 4 pijamas (con pies)
  • 6 a 8 camisetas de algodón
  • 3 mantas-saquito para recién nacidos o arrullos
  • 2 suéteres
  • 1 cobertor abrigado
  • 2 gorros
  • 4 pares de calcetines o botitas
  • 4 a 6 mantas o cobijas
  • 1 juego de ropa de baño y toallas (busque toallas que tengan capucha)
  • 3 a 4 docenas de pañales de recién nacido (y 4 ganchos o imperdibles y 4 pantaloncitos de hule, si va a utilizar pañales de tela)

Si usted ya ha tenido otro hijo, podrá aprovechar la mayor parte del ajuar. Si éste es su primer niño, probablemente sus familiares o amigos le regalarán muchos de estos artículos. A continuación hay algunas recomendaciones para ayudarle a elegir el resto de los artículos que necesitará.

  • Compre tallas grandes. A menos que su hijo nazca prematuramente o que sea muy pequeño, probablemente la talla de "recién nacido" le quedará pequeña en pocos días ¡si es que le sirve al principio! Hasta las prendas para niños de tres meses se le pueden quedar pequeñas en sólo un mes. Necesitará un par de prendas algo más pequeñas para vestir al niño durante los primeros días, pero en lo que se refiere al resto del vestuario, es mejor comprar tallas grandes. Al niño no le importará llevar prendas un poco holgadas durante unos cuantos días.
  • Todos los niños deben llevar prendas de ropa no flamables. Revise las etiquetas. Estas prendas deben lavarse con detergentes para ropa, evitando productos que anulen las propiedades que retardan el fuego. Fíjese en las etiquetas de las prendas y de los productos de limpieza a la hora de elegir el detergente.
  • Asegúrese de que el cierre de las entrepiernas se abra y se cierre fácilmente para poder cambiarle los pañales cómodamente.
  • Evite cualquier prenda que le apriete a su hijo en el cuello, los brazos o las piernas. Estas prendas no sólo pueden ser peligrosas sino que, además, resultan muy incómodas.
  • Lea las instrucciones para lavar las prendas. La ropa de un niño de cualquier edad debe ser fácil de lavar y apenas requerir planchado.
  • No le ponga zapatos a un recién nacido. No los necesitará sino hasta que empiece a andar. Si se los pone antes, podría interferir el proceso de crecimiento de sus pies. Ocurre exactamente lo mismo con los calcetines y los pijamas con pies demasiado pequeños que se le dejan durante demasiado tiempo.

Aviso de seguridad: el moisés

Muchos padres prefieren utilizar un moisés durante las primeras semanas de vida del niño para que el bebé pueda dormir por la noche con ellos en la habitación. De todos modos, debe tener en cuenta que los bebés crecen muy deprisa, por lo que un moisés que parece suficientemente grande para un niño de pocas semanas puede quedársele pequeño cuando cumpla dos meses. Para darle un uso más seguro y prolongado a la primera cama de su hijo, tenga en cuenta los siguientes aspectos antes de efectuar la compra:

  1. El fondo del moisés debe estar bien sujeto para que no pueda desplomarse.
  2. Debe tener una base amplia y ser muy estable para que no pueda ladearse aunque alguien se tropiece con él.

Si tiene patas plegables, asegúrese de que están correctamente fijadas antes de colocar al bebé. Debería cambiar a su hijo a una cuna cuando tenga aproximadamente un mes o cuando pese diez libras.

Aviso de seguridad: Cunas

La mayor parte del tiempo que su hijo pase en la cuna nadie lo supervisará. Por ello, debe ser un entorno lo más seguro posible. Las caídas son las lesiones más habituales, a pesar de que son los más fáciles de prevenir. Existen más probabilidades de que un niño se caiga de la cuna cuando el colchón se coloca demasiado alto o cuando la barandilla lateral se deja bajada.

Si usted utiliza una cuna nueva o fabricada a partir de 1985, esta cumplirá con, los requisitos de seguridad exigidos. Si tiene pensado utilizar una cuna más antigua, compruebe si cumple los criterios que figuran a continuación.

  • La separación entre los barrotes de la cuna no deberá superar las 2% pulgadas, para que al bebé no se le pueda quedar la cabeza atrapada.
  • No debe haber ningún hueco en la cabecera ni en los pies de la cuna, para que el bebé no pueda meter la cabeza.
  • Si la cuna tiene salientes puntiagudos en las esquinas, desatorníllelos o córtelos. Si la ropa del bebé se enganchara en los salientes, podría estrangularse.

Muchas cunas antiguas se pintaron con productos que tenían plomo. Si un bebé chupetea o mordisquea la barandilla de una cuna pintada con este tipo de productos (algo bastante habitual), podría intoxicarse. Como medida de precaución, lije la pintura vieja y vuelva a pintar la cuna utilizando barniz de alta calidad. Deje que la cuna se seque en una habitación bien ventilada. A continuación, coloque una cinta de plástico (de venta en la mayoría de tiendas de artículos para bebés) sobre la parte superior de la barandilla.

Puede evitar otros peligros relacionados con la cuna siguiendo éstas indicaciones:

  1. Si compra un colchón nuevo, retire todas las envolturas de plástico del embalaje, pues un niño puede asfixiarse con ellas. Si desea colocar un forro grueso de plástico en el colchón, asegúrese de que se ajusta bien. Los forros con cremallera son los más recomendables.
  2. En cuanto su bebé aprenda a sentarse, baje el colchón de la cuna para que no pueda caerse al apoyarse o asomarse por la barandilla o al intentar impulsarse hacia fuera. Cuando aprenda a ponerse de pie, coloque el colchón en la posición más baja posible. La mayoría de las caídas de la cuna tienen lugar cuando los bebés intentan saltar fuera de ella; por lo tanto, cambie a su hijo a otra cama cuando mida 35 pulgadas o la altura de la barandilla de la cuna sea inferior a tres cuartos de la altura del niño.
  3. Cuando la barandilla lateral de la cuna esté completamente bajada, debería quedar, como mínimo, 4 pulgadas por encima del colchón, incluso si éste está colocado en la posición más alta. Asegúrese de que el soporte que mantiene la barandilla subida está bien fijo para que el niño no pueda bajarlo de forma accidental. Cuando su hijo esté en la cuna, tenga siempre la barandilla subida.
  4. El colchón debe ajustarse bien a la base de la cuna para que el bebé no pueda caerse en el hueco que queda entre aquél y el lateral de la cuna. Si usted puede introducir más de dos dedos entre el colchón y los laterales de la cuna, cambie el colchón por otro que se ajuste mejor.
  5. Revise la cuna periódicamente para asegurarse de que no haya bordes cortantes o abrasivos en las partes metálicas, ni roturas o astillas en las de madera. Si ve marcas de dientes en la barandilla, cubra la madera con una cinta de plástico (de venta en la mayoría de tiendas de artículos para bebés).
  6. Mientras su hijo sea un infante, utilice protectores. Asegúrese de que rodean la cuna por completo y están bien atados, con un mínimo de 6 cordeles o correas, para que no se caigan. Para evitar posibles estrangulamientos, no utilice correas de más de 6 pulgadas de longitud.
  7. En cuanto su hijo aprenda a ponerse de pie, retire los protectores, así como todos los juguetes, cojines o peluches que sean lo suficientemente grandes como para que el bebé los pueda utilizar como escalones para saltar fuera de la cuna.
  8. Si cuelga un móvil encima de la cuna del bebé, asegúrese de que queda bien fijo. Cuélguelo suficientemente alto para que su hijo no pueda tirar de él y retírelo de la cuna cuando el niño empiece a sentarse o bien cumpla cinco meses, lo que ocurra antes.
  9. Los juguetes para hacer gimnasia deben retirarse de la cuna en cuanto el niño aprenda a ponerse a gatas. Aunque están diseñados para fomentar la capacidad de coger y tirar, los bebés pueden hacerse daño al caerse encima de ellos.
  10. Para prevenir las caídas más graves, no coloque la cuna —ni cualquier otra cama infantil— al lado de una ventana.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños