Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

El segundo y el tercer mes del bebé

Al empezar el segundo mes del bebé, gran parte de la inquietud, agotamiento e incertidumbre que sintió después del parto habrá dado paso a la confianza. Probablemente habrá conseguido establecer cierta rutina (aunque bastante dura) que gira entorno a las tomas y los períodos de sueño del bebé. Ya se habrá adaptado a tener a un nuevo miembro de la familia y habrá empezado a conocer su temperamento. Y probablemente habrá recibido un regalo que compensará con creces todos sus sacrificios: la primera sonrisa verdadera del bebé. Esto es sólo un pequeño anticipo de las delicias que le esperan durante los próximos tres meses.

Entre el primer y el cuarto mes, su hijo experimentará una trasformación espectacular, dejando de ser un recién nacido totalmente dependiente para convertirse en un infante activo y expresivo. Perderá muchos de sus reflejos de recién nacido, al tiempo que irá adquiriendo un mayor control voluntario de su cuerpo. Se pasará horas y horas mirándose las manos y observando sus movimientos.

Así mismo, cada vez le interesará más su entorno, sobre todo la gente que le rodea. Pronto aprenderá a reconocer su rostro y su voz y sonreirá cuando le vea o le oiga. En algún momento del segundo o tercer mes hasta llegará a "contestarle" emitiendo gorjeos y ruiditos intencionales. En cada uno de sus nuevos descubrimientos, tendrá la oportunidad de ver alguna faceta de la personalidad emergente de su hijo.

De vez en cuando, habrá momentos en que le parecerá que su hijo retrocede en su desarrollo. Por ejemplo, es posible que lleve varias semanas durmiendo por la noche sin despertarse y, de repente, empiece a despertarse otra vez cada tres horas. ¿Qué significa esto? Lo más probable es que sea una señal de que su hijo va a dar un importante paso hacia adelante en su proceso evolutivo. Probablemente en una semana o dos volverá a dormir bien por las noches y, durante el día, estará mucho más despierto, y responderá más a la gente y a las cosas que le rodean. Los progresos evolutivos como éste suelen ir precedidos de "retrocesos" temporales. Por muy frustrante que pueda parecer al principio, enseguida aprenderá a leer las señales y a anticipar y valorar positivamente estas etapas de cambio.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños