Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

El niño de los dos a los tres años

Atirante el tercer año de vida, su hijo o hija irá adentrándose en la etapa preescolar. Su crecimiento físico y su desarrollo motor se harán más lentos, pero tendrá grandes progresos en el ámbito intelectual, social y emocional. Su vocabulario aumentará, tratará de ser más independiente del resto de la familia y —a raíz del descubrimiento de que la sociedad tiene ciertas normas que debe respetar— empezará a adquirir cierto autocontrol.

Todos estos cambios serán un verdadero reto emocional tanto para su hijo como para usted. Después de todo, estamos hablando de "los terribles dos años", una etapa en la que la palabra que siempre estará en boca de su hijo es "no". Este período le parecerá un constante tira y afloja entre lo mucho que su hijo sigue dependiendo de usted y su necesidad de afirmar su independencia. Su hijo deambulará entre estos dos extremos, aferrándose literalmente a usted cuando tenga que marcharse y corriendo en la dirección opuesta cuando usted quiera que le obedezca.

Puede ocurrirle que empiece a añorar al bebé que se dejaba arrullar y al mismo tiempo presionar a su hijo a que se porte como un "niño mayor". No es de extrañar que de vez en cuando pierdan la paciencia el uno con el otro.

Pero si usted asume y acepta estos cambios, la vida será mucho más fácil para ambos durante los agitados años que se avecinan. Dependiendo en gran parte de cómo responda a su hijo —animándolo y respetándolo, valorando sus logros, dándole cariño y protección— él aprenderá a sentirse a gusto consigo mismo, capaz y especial. Estos sentimientos le ayudarán, cuando más adelante tenga que ir a la escuela y conocer gente nueva. Y, lo que es más importante, le ayudarán a sentirse orgulloso de sí mismo como persona.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños