Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

El destete

Muchas madres inician el "destete" cuando sus hijos tienen de cuatro a siete meses, para poder volver a trabajar o reanudar otras actividades fuera de casa. Pero, incluso si ha decidido prolongar la lactancia hasta que su hijo sea mayor, es posible que quiera darle algún biberón ocasional, sea de leche materna o de leche de fórmula, para poder pasarse varias horas seguidas lejos de su hijo mientras el padre, los abuelos o algún hermano se encarga de alimentarlo. El biberón también les dará mayor flexibilidad cuando estén de viaje.

En cualquier caso, usted debería seguir dándole leche materna o de fórmula a su hijo hasta que tenga aproximadamente un año. Entonces podrá empezar a darle leche entera de vaca.

No espere que la transición del pecho al biberón sea muy fácil. Generalmente los bebés rechazan el biberón las primeras veces, sobre todo si es la madre quien intenta dárselo. A estas alturas, asocia a su madre con el pecho, por lo que es totalmente comprensible que se sienta confuso y hasta enfadado ante este cambio repentino e inesperado en su rutina. Las cosas probablemente irán mejor si es el padre u otro miembro de la familia quien empieza a darle el biberón, mientras la madre no está presente. Cuando el bebé se acostumbre a tomar el biberón, la madre podrá volver a alimentarlo, pero tendrá que abrazarlo, acariciarlo y animarlo constantemente para que supere la pérdida del contacto piel a piel.

En cuanto su hijo haya aprendido a tomarse un biberón de vez en cuando, el destete definitivo debería ser relativamente fácil. De todos modos, el tiempo necesario para realizar el destete varía bastante, en función de las necesidades emocionales y físicas de ambos, el niño y la madre. Si su hijo se adapta bien a los cambios y usted está preparada para hacer la transición, es posible que consiga destetar a su hijo en sólo una o dos semanas. Los dos primeros días, sustituya un amamantamiento por un biberón cada día. (No se extraiga leche por el momento.) Al tercer día, déle el biberón en dos tomas diarias. El quinto día ya podrá darle el biberón tres o cuatro veces al día.

En cuanto deje de lactar a su hijo por completo, su producción de leche disminuirá rápidamente. Sin embargo, es posible que necesite extraerse leche durante los dos o tres primeros días para mitigar el malestar provocado por la congestión de los senos. Ingerir un poco menos de líquido o ponerse una faja que le comprima los senos también puede ayudarle bastante. En el plazo de una semana el malestar debería remitir.

Muchas mujeres prefieren destetar a sus hijos de una forma más paulatina, incluso cuando éstos cooperan plenamente. El amamantamiento proporciona una proximidad entre madre e hijo que es difícil conseguir de otra forma y, comprensiblemente, algunas madres se resisten a renunciar a este tipo de intimidad. En tales casos, se puede seguir ofreciendo una combinación de pecho y biberón hasta que el niño cumpla un año o incluso un poco más tarde. Sin embargo, si su hijo se niega a seguir lactando, no lo fuerce. Muchos bebés pierden el interés por el pecho entre el noveno y el doceavo mes o cuando aprenden a beber en vaso. Es importante que usted no interprete este cambio como un rechazo personal, sino como un signo de la creciente independencia de su hijo. En otros casos, darle el pecho puede seguir formando parte de la alimentación del bebé incluso después de que haya cumplido un año.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños