Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Efectos secundarios de las vacunas en niños

Todas las vacunas tienen efectos secundarios potenciales. A continuación, se mencionan los mismos.

Difteria, Tétanos y Tos ferina (administradas conjuntamente en una sola vacuna)

Los efectos secundarios de las porciones contra la difteria y el tétanos son similares: dolor e inflamación en la zona del pinchazo y, en raras ocasiones, erupción durante las veinticuatro horas siguientes. La porción contra la tos ferina provoca calor, enrojecimiento y dolor en el área del pinchazo en aproximadamente la mitad de los niños. También puede provocar fiebre e irritabilidad. Se han descrito casos de inflamación del cerebro consecuente a la administración de la vacuna, aunque se trata de algo tan raro (1 de cada 110,000 vacunaciones) que no se sabe a ciencia cierta si la inflamación está provocada por la vacuna en sí misma o por alguna otra sustancia o infección.

Los posibles efectos secundarios y complicaciones, se deben sopesar con el hecho de que la enfermedad en sí causa muchas más complicaciones que la vacuna que la previene. Hay un nuevo tipo de vacuna anti-tos ferina que no utiliza la bacteria muerta completa sino sólo una parte de la misma. Recibe el nombre de "acelular" y se identifica por las siglas DTPa. Se debe administrar a infantes a partir de los dos meses de edad (primera dosis) y provoca menos reacción.

Poliomielitis

La vacuna oral contra la poliomielitis (OPV), no exige pinchar al niño, lo que siempre es una ventaja. Aunque la OPV contiene el virus de polio atenuado, en raras ocasiones puede provocar cuadros de parálisis en niños inmunodeprimidos. También puede provocar cuadros de este tipo en personas que no sean inmunes y que estén en contacto con niños a quienes se les haya administrado la forma oral de la vacuna (el virus está presente en las heces del niño al poco tiempo de la vacunación). De todos modos, las probabilidades de que esto ocurra son bajísimas. Si su hijo es alérgico a los antibióticos neomicina y estreptomicina, es probable que el pediatra le recomiende la forma oral de la vacuna, ya que estos antibióticos se utilizan en la preparación de la forma inyectable.

La forma inyectable de la vacuna contra la poliomielitis (IPV) apenas se asocia a efectos secundarios, exceptuando una leve inflamación en la zona del pinchazo. La IPV no puede provocar cuadros de parálisis. Si su hijo o alguien que está habitualmente en contacto con él tiene el sistema inmune debilitado, debido a alguna enfermedad como el cáncer o el SIDA, se le debe administrar exclusivamente la forma inyectable de la vacuna. Esta recomendación también es válida para aquellos niños que, por el hecho de tener cáncer o alguna una enfermedad crónica, se estén sometiendo a radioterapia o quimioterapia o a un tratamiento a largo plazo a base de esteroides.

Aunque al presente solo se recomienda la forma inyectable de esta vacuna, si un niño recibió dos dosis de la forma inyectable y dos dosis de la forma oral (patrón combinado), su hijo podría haberse beneficiado de las ventajas de ambas vacunas, excelente protección contra la poliomielitis con menos pinchazos y menor riesgo de presentar un cuadro de parálisis.

Sarampión, Paperas y Rubéola (MMR)

Las vacunas contra el sarampión, las paperas y la rubéola se suelen administrar conjuntamente, en una misma inyección. La porción contra el sarampión a veces provoca una leve erupción en la piel y fiebre, entre cinco y doce días después del pinchazo. Rara vez provoca inflamación en la zona de la mandíbula, como si el niño tuviera paperas leves. La vacuna contra la rubéola a veces provoca dolor e inflamación de las articulaciones o, muy raramente, inflamación de los nervios de los brazos y las piernas.

Haemophilus Influenzae Tipo B (Hib)

El área del pinchazo puede inflamarse y estar adolorida y enrojecida. Esto ocurre en un número muy reducido de casos (uno de cada sesenta y siete). También pueden aparecer febrículas.

Varicela

Las reacciones adversas a la vacuna de la varicela suelen ser leves e incluyen: enrojecimiento, dolor, endurecimiento e inflamación del área del pinchazo; cansancio; intranquilidad; fiebre; y náuseas. También puede aparecer una erupción de granitos o vesículas en el área del pinchazo o, poco frecuentemente, en otras partes del cuerpo. Esta reacción puede ocurrir hasta un mes después del pinchazo y puede durar varios días.

Influenza

Las nuevas vacunas apenas tienen efectos secundarios, salvo que la zona del pinchazo puede estar un poco adolorida; las reacciones febriles son poco frecuentes.

Rabia

Las nuevas vacunas apenas tienen efectos secundarios en los niños y basta con administrar una serie de cinco pinchazos.

Tratamiento de los efectos secundarios

Antes de ponerle alguna vacuna a su hijo, el pediatra debe repasar con usted las reacciones que puede provocar y cómo se deben tratar. Por regla general, la fiebre se trata con acetaminofén. Si aparecen reacciones locales en la zona del pinchazo, probablemente el pediatra le recomiende compresas frías para mitigar los síntomas.

Si su hijo tiene una reacción que le incomoda durante más de cuatro horas, informe al pediatra para que los anote en el historial clínico del niño y le indique el tratamiento adecuado.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños