Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Desarrollo lingüístico del niño en el segundo año

Poco después de su primer cumpleaños, tendrá la impresión de que, de golpe, su hijo o hija entiende todo lo que usted le dice. Si le avisa de que es la hora de almorzar, se dirigirá hacia su sillita. Si le dice que ha perdido un zapato, lo buscará y se lo traerá. Al principio, la rapidez de sus reacciones le sorprenderá. ¿Entendió realmente lo que le dijo o es que usted estaba soñando despierto? Tranquilícese: no es cosa de su imaginación. Su hijo está desarrollando sus habilidades lingüísticas de acuerdo con el patrón de desarrollo normal.

Este avance gigantesco probablemente influirá sobre el modo en que usted empezará a hablarle y a conversar con los demás cuando él esté presente. Por ejemplo, si usted no quiere que su hijo se entere de algo, puede deletrearlo (Por ejemplo: ¿Vamos a tomar un H-E-L-A-D-O?). Al mismo tiempo, es posible que le hable con más entusiasmo, puesto que sabe que él le entiende mucho mejor.

Tal vez ya no tenga que usar tanto el "lenguaje de bebé" ni acudir a los monólogos agudos y cantarines para captar la atención de su hijo. En cambio, háblele con lentitud y claridad, utilizando palabras simples y frases cortas. Enséñele los nombres correctos de los objetos y de las partes del cuerpo, y deje de utilizar motes infantiles como "tete" para referirse al biberón. Si le proporciona un buen modelo de lenguaje, le ayudará a aprender a hablar sin confundirlo.

La mayoría de los niños saben decir por lo menos cincuenta palabras al final del segundo año y hablan utilizando frases cortas, aunque hay importantes diferencias entre uno y otro niño.

Incluso teniendo una capacidad auditiva e intelectual completamente normal, algunos niños no hablan demasiado durante el segundo año. Así mismo, los niños suelen presentar un desarrollo lingüístico más lento que las niñas. Independientemente del momento en que su hijo empiece a hablar, probablemente las primeras palabras que aprenderá serán los nombres de personas conocidas, de sus juguetes favoritos y de algunas partes del cuerpo. Es posible que usted sea la única persona que entienda esas primeras palabras, puesto que su hijo omitirá o cambiará algunos sonidos. Por ejemplo, es posible que pronuncie bien la primera consonante (b, d, t) y la primera vocal (a, e, i, o, u) de una palabra, pero que deforme el resto. 0 es posible que substituya sonidos que no puede pronunciar por otros que puede pronunciar sin problemas (como la d y la b).

Con el tiempo, usted aprenderá a entender lo que le dice su hijo con la ayuda de los gestos que haga. Ante todo, no se le ocurra ridiculizar los errores que cometa su hijo al hablar. Déle todo el tiempo que necesite para decir las cosas, sin afanarlo y contéstele pronunciando correctamente todas las palabras. ("Muy bien, es una pelota"). Si usted se muestra comprensivo y tiene paciencia, la pronunciación de su hijo irá mejorando de forma gradual.

Cuando tenga aproximadamente un año y medio, su hijo utilizará unos cuantos verbos activos, como "dale" y "brinca" y algunas palabras de dirección, como "arriba", "abajo", "adentro" y "afuera". Cuando cumpla dos años, entenderá las palabras "tú" y "yo" y las utilizará continuamente.

Al principio utilizará unas frases muy particulares, combinando una sola palabra con un gesto o un ruidito. Por ejemplo, puede señalar y decir "pelota", su forma de trasmitirle que quiere que le tire la pelota. O puede hacerle una pregunta diciendo "¿Arriba?" o "¿Abajo?", elevando la voz al final. Pronto empezará a combinar los sustantivos con los verbos o preposiciones, construyendo frases como "pelota arriba", o "tomar leche" y haciendo preguntas como "¿Qué esto?". Por lo tanto, al final del segundo año o un poco después empezará a utilizar frases de dos palabras.

Hitos relacionados con el lenguaje hacia el final de este período

  • Señala objetos o dibujos cuando alguien se los nombra.
  • Reconoce el nombre de personas conocidas, objetos y partes del cuerpo.
  • Dice palabras aisladas (ente los quince y los dieciocho meses).
  • Utiliza frases simples (entre los dieciocho y los veinticuatro meses).
  • Construye frases de dos a cuatro palabras.
  • Sigue instrucciones simples.
  • Repite algunas de las palabras que oye en las conversaciones.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños