Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Columpios y corrales para bebés de los cuatro a los siete meses

Muchos padres encuentran que los columpios mecánicos, sobre todo aquellos que se pueden acoplar al moisés, pueden calmar a un bebé que llora desconsoladamente cuando todo lo demás ha fracasado. Si piensa usar uno de estos aparatos, no coloque a su hijo en la silla del columpio sino hasta que sepa sentarse solo (generalmente entre los siete y los nueve meses). Utilice sólo columpios estables y que se coloquen sobre el suelo, no los que se cuelgan de los marcos de las puertas. Además, no utilice el columpio durante más de media hora ni más de dos veces al día; aunque puede calmar a un bebé, no substituye la atención de unos padres.

Cuando su hijo empiece a desplazarse de un sitio a otro, probablemente necesitará un corral. Incluso antes de que su hijo gatee o ande, un corral es un lugar seguro donde puede estar estirado o sentado, tanto en casa como al aire libre. Acuérdese de no dejarlo nunca con los laterales bajados. Probablemente si se acostumbra a estar en el corral ahora, estará más dispuesto a quedarse en él cuando crezca. Pero no se ilusione. Aunque a algunos bebés no les importa estar metidos en un corral, otros se resisten vigorosamente.

Estimulación del crecimiento cerebral: del cuarto al séptimo mes

  • Cree un ambiente estimulante y seguro, donde su hijo pueda moverse a sus anchas y explorar libremente su entorno.
  • Sea cálido y afectivo con el bebé, abrácelo, béselo y acaricíelo para trasmitirle una sensación de seguridad y bienestar.
  • Sea sensible a su ritmo y a su estado de ánimo. Respóndale tanto cuando está molesto como cuando está contento.
  • Háblele o cántele canciones mientras lo viste, lo baña, lo alimenta, juega o pasea con él o mientras van en auto. Si le parece que su hijo no oye bien y/o no imita las palabras que oye, informe al pediatra.
  • Establezca diálogos de tú a tú con su hijo. Imite sus sonidos para demostrarle su interés.
  • Léale algo cada día.
  • Si usted habla un idioma distinto al del lugar donde vive, utilícelo en casa.
  • Participe en actividades que implican movimientos rítmicos con su hijo, tales como bailar juntos al ritmo de la música.
  • Evite someter al bebé a experiencias tensas o traumáticas, tanto físicas como psicológicas.
  • Déle a su hijo la oportunidad de relacionarse con otros niños y padres; éste es un período muy especial para los bebés.
  • Anime a su hijo a que alcance él mismo sus juguetes.
  • Asegúrese de que todas las personas que van a cuidar de su hijo, aparte de velar por su salud, entienden lo importante que es darle cariño y consuelo.
  • Procure que su hijo vaya durmiendo cada vez más tiempo seguido por las noches; si necesita que le aconsejen sobre este paso tan importante en el desarrollo de su hijo, hable con el pediatra.
  • Pase un rato cada día jugando en el suelo con su hijo.
  • Elija bien a la persona que cuidará a su hijo: que sea preparada, atenta, afectiva y que sepa velar por la seguridad del niño. Hable con ella frecuentemente e intercambien ideas sobre el cuidado de los niños.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños