Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Cólicos y llanto del bebe en el primer mes

¿Tiene su hijo regularmente un período de gran agitación al día, durante el cual no parece haber forma de tranquilizarlo? Es algo que ocurre bastante a menudo, sobre todo entre las 6 p.m. y la medianoche, justo cuando usted está más cansada después de estar todo el día al pie del cañón. Estos momentos pueden parecerle una verdadera tortura, sobre todo si usted tiene trabajo pendiente o más niños a su cargo. Afortunadamente, suelen durar poco. La duración de estos arranques suele alcanzar su pico máximo (unas tres horas) alrededor de las seis semanas y después disminuye a una o dos horas alrededor de los tres meses de edad. Mientras el bebé acabe calmándose en el plazo de unas pocas horas y esté relativamente tranquilo durante el resto del día, no hay de qué alarmarse.

Si el llanto no cesa sino que se intensifica y persiste a lo largo del día o de la noche, podría tratarse de un cólico. Aproximadamente una quinta parte de los lactantes tienen cólicos, sobre todo entre la segunda y la cuarta semana de vida. Lloran desconsoladamente, generalmente gritando, extendiendo y agitando brazos y piernas y teniendo ventosidades. Su estómago puede estar hinchado y lleno de gases. Las crisis de llanto pueden ocurrir en cualquier momento del día, pero suelen empeorar al anochecer.

Desafortunadamente, no hay una explicación definitiva sobre la causa de los cólicos. La mayoría de las veces los cólicos significan simplemente que el niño está más sensible de lo habitual a los estímulos. Conforme el niño vaya madurando, los cólicos irán disminuyendo y suelen desaparecer alrededor del tercer mes. A veces, en los niños que maman del pecho, los cólicos son síntoma de sensibilidad o intolerancia a algún alimento de la dieta de la madre. Este malestar raramente es provocado por la sensibilidad a las proteínas de la leche de fórmula. Los cólicos también pueden ser el síntoma de problemas médicos, como una hernia o alguna enfermedad.

Quizás le tranquilice saber que hay un límite temporal para los cólicos, aunque esto no le permitirá frenarlos en el presente. Usted puede limitarse a aguantar y esperar, pero hay algunas cosas que tal vez le convendría ensayar. Antes que nada, póngase en contacto con el pediatra para descartar posibles problemas médicos. Después, pregúntele cuáles de las siguientes tácticas pueden ser más adecuadas:

  • Si está dándole el pecho a su hijo, elimine de su dieta los productos lácteos, la cafeína, las cebollas, el repollo, col y cualquier otro alimento potencialmente irritante. Si lo alimenta con leche artificial, pruebe a darle algún producto que no contenga leche de vaca. Si la causa del malestar se debe a intolerancia alimentaria, los cólicos deberían remitir al cabo de uno o dos días.
  • Pasee al bebé en un cargador blando. Aunque persista el malestar, el movimiento y el contacto con su cuerpo le tranquilizará.
  • Mézalo, ponga en marcha la aspiradora en la habitación contigua o coloque al bebé cerca de la secadora de ropa. Es posible que los movimientos y sonidos rítmicos y constantes le ayuden a conciliar el sueño.
  • Déle un chupete. Aunque algunos bebés que maman del pecho lo rechazarán, otros se calmarán instantáneamente.
  • Coloque al bebé estirado boca a bajo sobre su regazo y frótele la espalda con suavidad. La suave presión en el abdomen puede aliviarle el dolor.
  • Envuélvalo en una manta para que se sienta caliente y seguro.
  • Cuando usted se sienta tensa y ansiosa, pídale a otra persona que se haga cargo del niño y salga de casa. Pasar sólo una hora o dos fuera de casa le ayudará a adoptar una actitud más positiva. Por muy enfadada o impaciente que se sienta, no sacuda al bebé. Sacudir a un bebé puede provocarle ceguera, lesiones cerebrales e, incluso, la muerte.

Nuestra posición

Sacudir a un bebé es un forma de maltrato infantil que se da mayoritariamente en lactantes de menos de 6 meses de edad. El hecho de sacudir fuertemente a un bebé —generalmente como reacción ante sus llantos e irritabilidad— puede provocarle graves problemas físicos y mentales e, incluso, la muerte.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños