Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Audición y producción de sonidos del bebé en el segundo y tercer mes

Del mismo modo que un bebé prefiere el rostro humano a cualquier otro diseño visual, prefiere la voz humana a cualquier otro sonido. La voz de su madre es a todas luces su sonido preferido, puesto que lo asocia a calor, alimento y bienestar. A los bebés les gustan las voces agudas de las mujeres en general, algo que la mayoría de los adultos parecen entender de forma intuitiva, ya que, sin darse cuenta, hablan con ese tono cuando se dirigen a un bebé.

Escúchese a sí mismo la próxima vez que hable con su hijo. Probablemente se dará cuenta de que utiliza un tono más agudo, habla más despacio, exagera ciertas sílabas y abre la boca y los ojos más de lo habitual. Esta actitud teatral es la mejor forma de captar la atención de un bebé y hacerle reír.

Al escuchar cómo usted y otras personas le hablan, su hijo descubrirá la importancia del lenguaje mucho antes de entender o repetir palabras específicas. Cuando tenga un mes, será capaz de reconocerle a partir de la voz, incluso estando en habitaciones diferentes y, cuando usted le hable, se sentirá más seguro, aliviado y distraído. Cuando le sonría y gorjee en respuesta a sus palabras, su hijo verá la alegría en su rostro y aprenderá que la conversación es un proceso de dos vías. Estas primeras "conversaciones" le enseñarán muchas reglas sutiles de la comunicación, tales como el turnarse para hablar, la entonación, las pausas y la regulación de la velocidad.

Hacia el segundo mes de vida, es posible que el bebé empiece a repetir algunos sonidos vocálicos (aahh, oohh), sobre todo después de que usted le hable utilizando palabras o frases claras y simples. Es fácil adoptar el hábito de hablarle a un bebé utilizando siempre un lenguaje infantil, pero debe tratar de alternarlo con el lenguaje adulto y dejar de utilizar el lenguaje infantil cuando su hijo ya tenga seis meses.

Hacia el cuarto mes, su hijo balbuceará asiduamente y se pasará largas horas entretenido produciendo nuevos sonidos (mu-mu, ba-ba). También será más sensible al tono de su voz y al énfasis que ponga en ciertas palabras y frases. Con el tiempo, su hijo aprenderá a distinguir a partir de lo que usted le diga cuándo va a alimentarlo, a cambiarle los pañales, a sacarlo de paseo o a acostarlo. La forma en que usted le hable le trasmitirá muchas cosas de su temperamento y su estado de ánimo, y la forma en que él le responda a usted le dirá mucho de él. Si le habla con un tono de voz dulce y reconfortante, probablemente su hijo le sonreirá, gorjeará y balbuceará, pero si le grita o le habla con voz de enojo, probablemente se echará a llorar.

Hitos relacionados con la visión y el lenguaje al final de este período:

  • Sonríe al escuchar su voz.
  • Empieza a balbucear.
  • Empieza a imitar algunos sonidos.
  • Gira la cabeza en la dirección del sonido.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños