Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Aspecto físico y crecimiento del bebé de los ocho a los doce meses

Su hijo seguirá creciendo rápidamente durante estos meses. Un niño promedio de ocho meses pesa de 14 1/2 a 17 1/2 libras (6.5 Kg y 8 Kg). Las niñas suelen pesar media libra menos. Al cumplir un año, un niño promedio ha triplicado su peso al nacer mide entre 28 y 32 pulgadas (71 y 81 cm). El crecimiento de la cabeza se hace un poco más lento con respecto a los seis primeros meses. El tamaño promedio de la cabeza de un niño de ocho meses es de 17 1/2 pulgadas (45 cm) y el de un niño de un año de 18 pulgadas (47 cm).

De todos modos, insistimos en que cada niño crece a su propio ritmo, por lo que es recomendable situar las curvas de crecimiento de peso y de longitud de su hijo para comprobar si está siguiendo el mismo patrón de los primeros ocho meses.

La primera vez que su hijo se ponga de pie puede sorprenderle su postura. Sacará el abdomen y las nalgas y arqueará la espalda. Aunque le parezca rara, esta postura es completamente normal desde que el niño empieza a ponerse de pie hasta que desarrolla un buen sentido del equilibrio, lo que ocurre durante el segundo año.

Los pies de su hijo también pueden parecerle un poco extraños. Cuando está acostado de espaldas, es posible que los dedos de sus pies se doblen hacia adentro como si estuvieran virados. Esta tendencia, muy habitual, suele desaparecer alrededor de los dieciocho meses de edad. Si persiste, es posible que el pediatra le recomiende que practique con su hijo algunos ejercicios de pies o de piernas. Si el problema es grave, probablemente le remitirá a un ortopeda pediátrico quien, a su vez, es posible que lo corrija colocándole un yeso.

Cuando su hijo dé sus primeros pasos, podría notar que ahora sus pies están torcidos hacia afuera en lugar de hacia adentro. Esto se debe a que los ligamentos de la cadera están todavía tan laxos que las piernas rotan hacia afuera de forma natural. Durante los primeros seis meses del segundo año, estos ligamentos se fortalecerán y sus pies deberán apuntar prácticamente hacia adelante.

A esta edad, los pies de su hijo le parecerán planos porque el puente queda oculto tras una capa de grasa. Pero, en dos a tres años, esta capa de grasa desaparecerá y el puente se hará evidente.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños