Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Ambliopía

La ambliopía es un problema ocular relativamente común donde un niño tiene un ojo con el que no ve bien o que ha sufrido alguna lesión, y empieza a utilizar el otro ojo de forma casi exclusiva. El ojo afectado se relaja y se debilita aún más. Por norma general, el problema debe diagnosticarse y tratarse cuando el niño tenga tres años para que, al cumplir seis, su vista se haya normalizado. Si la situación persiste por mucho tiempo, (más allá de los cinco o seis años), podría perder la visión en el ojo que no usa permanentemente.

Una vez el oftalmólogo corrija los problemas que afectan al ojo "vago", el niño tendrá que llevar un parche sobre el ojo "bueno" por cierto tiempo. Esto le forzará a usar y a fortalecer el ojo que se había vuelto "vago". Este tratamiento se prolongará lo necesario hasta conseguir que el ojo débil funcione al máximo de su potencial. Esto puede significar semanas, meses o, incluso, hasta que el niño tenga nueve años o más. Como alternativa al parche, el oftalmólogo puede recetarle gotas oculares para impedir que el ojo "bueno" vea con claridad, forzándole, de este modo, a utilizar más el ojo ambliópico.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños