Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Amamantar a gemelos

Los gemelos representan todo un reto para la madre que lacta. Al principio, es mejor darles el pecho separadamente, pero, en cuanto el patrón de lactancia esté establecida, es mejor alimentarlos simultáneamente para ganar tiempo. Puede hacerlo utilizando la "posición de rugby", colocándose un bebé a cada lado, o bien colocarlos a los dos delante suyo, con sus cuerpos cruzándose entre sí.

Cómo descubrir el patrón de alimentación de su bebé

Cada bebé tiene su propia estilo de alimentarse. Hace algunos años, los investigadores de la Universidad de Yale asignaron nombres ingeniosos a cinco patrones de alimentación bastante habituales. Vea si reconoce la pauta de alimentación de su hijo entre ellas:

Barracudas: van al grano. En cuanto se les pone el pecho delante, se agarran a la areola y succionan con fuerza durante diez a veinte minutos. Su energía suele ir disminuyendo a medida que va pasando el tiempo.

Excitados e ineficaces: en cuanto ven el pecho se ponen como locos. Inician un ciclo que se repite varias veces en cada toma: se agarran al pecho, se les sale de la boca y empiezan a llorar desconsoladamente. Es preciso calmarlos varias veces en cada toma. La clave para alimentar a este tipo de niños consiste en amamantarlos acabando de despertarse, antes de que estén muertos de hambre. Además, si la leche empieza a manar del seno mientras el bebé "se pelea" con él, puede ser útil extraer manualmente unas cuantas gotas antes de cada toma para detener algo el flujo.

Morosos: a este tipo de niños no les interesa amamantar a menos que puedan obtener leche. Al comprobar que toda la recompensa que pueden obtener es el calostro, pierden completamente el interés. A estos niños no se les deben dar biberones con agua ni leche de fórmula. Se les debe seguir poniendo regularmente el pecho delante, en cuanto parezca que están alerta o empiecen a hacer movimientos con la boca. A veces es efectivo colocar a los lactantes morosos desnudos durante un rato sobre la piel del abdomen y del pecho de su madre mientras ésta permanece acostada. Si el bebé no se mueve espontáneamente hacia el seno, se puede colocar sobre él al cabo de un rato. También es útil seguir consejos sobre cómo mejorar la posición del bebé durante las tomas y cómo ayudarle a agarrarse al pecho. Si un bebé se resiste a mamar durante los primeros días, la madre puede utilizar un extractor eléctrico o mecánico entre tomas para estimular la producción de leche. ¡No se dé por vencida! Déjese aconsejar por otras mujeres que hayan pasado por la misma experiencia o busque asesoramiento profesional.

Gourmets o Juguetones: insisten en jugar con el pezón, probando primero la leche y relamiéndose antes de empezar a succionar. Si se les afana o se les presiona, se ponen furiosos y gritan en señal de protesta. La mejor solución es la tolerancia. Después de estarse varios minutos jugando, suelen aquietarse y maman bien. Sólo conviene asegurarse de que los labios y las encías rodean toda la areola, no sólo el pezón.

Dormilones: prefieren mamar durante unos minutos, descansar varios minutos, y volver a mamar. Algunos se quedan completamente dormidos encima del pecho, hacen siesta durante una media hora, y se despiertan listos para el postre. Este patrón puede confundir a la madre, pero a este tipo de bebés no se les puede presionar. ¿La solución? Simplemente programar tomas largas y ser lo más flexible y paciente posible.

Descubrir el patrón de alimentación de su hijo es uno de los mayores retos que tendrá que afrontar durante las semanas inmediatas al parto. En cuanto lo haya descubierto, le resultará mucho más fácil saber cuándo tiene hambre, cuándo ha comido suficiente, cuántas veces tiene que darle de mamar y cuánto tiempo debe durar cada toma. Generalmente suele ser mejor amamantar a un bebé en cuanto parece que empieza a tener hambre, antes de que estalle en llanto. Así mismo, los bebés suelen tener posturas preferidas para mamar y es posible, incluso, que prefieran un seno al otro.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños