Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Alimentación y nutrición del bebé en el primer mes

La leche, sea materna o de fórmula, debe ser la principal fuente de nutrición de su hijo durante los primeros doce meses. Pero, aunque por ahora no debe preocuparse demasiado por la dieta de su hijo, necesitará establecer un patrón de alimentación regular y asegurarse de que su hijo está consumiendo suficientes calorías para crecer bien.

Establecer un patrón de alimentación no significa fijar un horario rígido y empeñarse en que su hijo consuma 4 onzas de leche en cada toma. Es mucho más importante aprender a escuchar las señales de su hijo e intentar satisfacer sus necesidades. Si le alimenta con leche de fórmula, probablemente llorará al final de la toma si aún tiene hambre. Por otro lado, si ya queda satisfacho en los primeros diez minutos, dejará de succionar y es posible que se quede dormido. Los bebés que maman del pecho se comportan de una forma un poco distinta en el sentido de que no siempre que tienen hambre lloran. La única forma de saber si están comiendo lo suficiente es observando si van ganando peso. Además, se les debe dar el pecho por lo menos cada tres o cuatro horas y no permitir que salten tomas por el hecho de estar dormidos hasta que tengan al menos cuatro semanas.

Al principio de la segunda semana de vida y, de nuevo, entre la tercera y la sexta semana, su hijo experimentará "estirones", durante los cuales es posible que esté más hambriento de lo habitual. Aunque usted no perciba un crecimiento claramente visible, durante estos "estirones" el cuerpo de su hijo experimentará cambios importantes y necesitará un aporte extra de calorías. Prepárese para espaciar un poco menos las tomas en el caso de que le dé el pecho, o para aumentar ligeramente la cantidad de leche si toma biberón.

Si su hijo tiene algún problema nutricional, probablemente empezará a perder peso. Hay varias señales que le pueden ayudar a detectar este tipo de problemas.

Si le da el pecho, una de las posibles señales de alarma es que sus senos no se sientan llenos de leche al cabo de una semana. Si no gotean leche al iniciar cada nueva toma, es posible que el bebé no los esté estimulando suficientemente al chupar. Más adelante se mencionan otras señales de alarma. Estas señales también pueden indicar la existencia de un problema médico no relacionado con la alimentación. En el caso de que persistan, llame al pediatra.

Señales de que el bebé está comiendo demasiado:

  • Si se le da el biberón, el bebé toma más de 4 a 6 onzas por toma (120 a 180 cc).
  • Después de alimentarlo, el bebé vomita la mayor parte o todo lo que ha ingerido.
  • Las heces son blandas y acuosas y hace ocho o más deposiciones al día.

Señales de que el bebé no está comiendo lo suficiente:

  • Si se le da el pecho, el bebé deja de chupar al cabo de diez minutos o antes.
  • Moja menos de cuatro pañales diarios.
  • Su piel continúa estando arrugada después de la primera semana.
  • Al cabo de tres semanas todavía no se le ha puesto la cara redonda.
  • Parece que se queda con hambre, ya que al poco rato de finalizar la toma busca algo para chupar.
  • Se pone cada vez más amarillo, en lugar de menos, a partir de la primera semana.

Alergias o problemas digestivos:

  • Después de alimentarlo, el bebé vomita la mayor parte o todo lo que ha ingerido.
  • Las heces son blandas y acuosas, y hace ocho o más deposiciones al día.
  • Si le da el pecho, se pone cada vez más amarillo, en lugar de menos, a partir de la primera semana.

La mayoría de los bebés de esta edad regurgitan de vez en cuando después de comer. Esto se debe a que la válvula muscular que hay entre el esófago y el estómago todavía no ha madurado lo suficiente. En lugar de cerrarse por completo, queda lo suficientemente abierta como para que el contenido del estómago suba, pase por el esófago y salga por la boca. Se trata de algo normal e inofensivo para el bebé.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños