Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

Adopción

Si está por adoptar un niño o acaba de hacerlo, es probable que experimente sentimientos encontrados. Junto a la emoción y el entusiasmo, es comprensible que tenga temores y ansiedades. A las parejas que traen un hijo al mundo les ocurre lo mismo, solo que ellos tienen nueve meses para prepararse.

El tener un pediatra comprensivo, que transmita confianza y apoyo le será de gran ayuda cuando tenga que empezar a "ejercer de padre". Incluso antes de que el niño llegue a casa, el médico puede ayudarle a entender sus propios sentimientos. Si va a adoptar a un niño del extranjero, el pediatra le orientará sobre algunas cuestiones médicas especiales que podrían surgir.

Una vez el niño esté en casa, debe llevarlo al pediatra lo antes posible para comprobar que no tiene ningún problema médico. Las visitas futuras deben programarse teniendo en cuenta la edad y las necesidades médicas del niño. Además, usted podría hacer varias visitas adicionales durante el primer año a fin de tener más recursos para afrontar los problemas y preocupaciones que pudieran surgir mientras se empieza a entablar una relación. Los padres adoptivos tienen que enfrentar algunos asuntos que los padres naturales no tienen que plantearse. Entre éstos se incluyen:

¿Cómo y cuándo debo decirle a mi hijo que es adoptado?

Su hijo debe saber la verdad en cuanto sea capaz de entenderla, lo que probablemente ocurrirá entre los dos y cuatro años. Es importante adaptar la información al nivel de madurez del niño, para que pueda entenderla. Por ejemplo: "Tus padres te querían mucho, pero sabían que no podían hacerse cargo de ti. Por eso buscaron a alguien a quien también le gustaban mucho los niños pequeños pero que no podía tener bebés". Cuando crezca y haga preguntas más concretas, sea sincero con él, pero no le obligue a conocer aquella información que podría hacerlo sentir incómodo o confuso.

¿Debo estar preparado para encontrarme con algún problema en especial?

Los niños adoptados no tienen más problemas ni problemas diferentes que los demás niños de la misma edad y trasfondo. Aún así, si usted adopta a un niño que ya es mayor, necesitará conocer su pasado al máximo para poder ofrecerle todo el apoyo y la comprensión que necesite.

¿Debo explicar a la gente que mi hijo es adoptado?

Si alguien se lo pregunta, responda directa y sinceramente. Sin embargo, no le dé demasiadas vueltas al tema ni se detenga en detalles si su hijo está cerca, pues podría hacerlo sentir incómodo.

¿Y si quiere conocer a sus "verdaderos" padres?

Deje que su hijo le comente sus sentimientos y deseos y dígale que le ayudará a buscar a sus padres si aún quiere cuando sea mayor conocerlos. No le fuerce a buscarlos ni intente quitarle esa idea de la cabeza si es importante para él o ella. Cuando sea mayor, explíquele cualquier circunstancia especial, como las leyes estatales o el deseo explícito de los padres biológicos de permanecer en el anonimato, para que entienda lo difícil que puede ser encontrarlos.

El pediatra puede ayudarle a dar respuestas más detalladas a ésta y otras preguntas que pueden surgir en el seno de una familia adoptiva.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños