Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños

Anuncios

¿Se debe circuncidar al bebé?

Si tiene un hijo de sexo masculino, tendrá que decidir si quiere o no que se le haga la circuncisión. A menos que sepan que van a tener una niña, conviene que tomen esta decisión con la suficiente antelación para no tener que preocuparse de ello inmediatamente después del parto, cuando estarán demasiado fatigados y excitados.

La circuncisión se ha practicado como rito religioso durante miles de años. En Estados Unidos se le practica la circuncisión a la mayoría de los niños, pero generalmente se hace por motivos más sociales que religiosos. Se hace porqué "se la han hecho a todos los hombres de la familia", o porque no quieren que el niño se sienta "diferente".

Actualmente existe cierta controversia sobre si la circuncisión es o no recomendable desde el punto de vista médico. La información publicada recientemente sugiere que esta operación se asocia a beneficios médicos potenciales. Estudios recientes han permitido concluir que los bebés de sexo masculino que no se han circuncidado tienen más probabilidades de adquirir infecciones de orina que los que han sido operados. Hacen falta más estudios para confirmar este hallazgo.

Hace tiempo se sabe que el cáncer de pene, una condición rara, se da casi exclusivamente en hombres no circuncidados. Informes publicados recientemente sugieren que el cáncer de cuello de útero es más frecuente en las mujeres cuyas parejas no son circuncidados. Sin embargo, los resultados de los estudios realizados hasta la fecha no son concluyentes. Y tampoco lo son algunos estudios recientes que relacionan la circuncisión con las enfermedades de trasmisión sexual.

De todos modos, esta intervención entraña ciertos riesgos, tales como hemorragias y e infecciones. Si el niño es prematuro, nace con alguna enfermedad o tiene malformaciones congénitas o problemas sanguíneos, no debe ser circuncidado inmediatamente. Esta intervención sólo debe practicarse en bebés sanos y estables.

Circuncisión

Al nacer, la mayoría de los varones tienen un pedazo de piel que cubre, o casi cubre, el extremo del pene. La circuncisión consiste en cortar parte de esta piel terminal para que la punta del pene (glande) y la abertura de la uretra, por donde orina el bebé, estén en contacto con el aire. Este procedimiento se practica de forma rutinaria en algunos hospitales pocos días después del nacimiento. Si la practica un médico con experiencia, se trata de una operación muy sencilla y que sólo dura unos minutos. Un número reducido de médicos aplican anestesia local para reducir el estrés del bebé, pero la mayoría de las circuncisiones se hacen sin administrar ningún tipo de medicamentos. La opción de utilizar anestesia local para minimizar el sufrimiento del bebé debe considerarse con reservas, ya que su uso se asocia a ciertas complicaciones potenciales.

Nuestra posición

La Academia Americana de Pediatría considera que la circuncisión tiene beneficios médicos potenciales y ventajas, así como ciertos riesgos y desventajas inherentes. Por eso recomendamos que la decisión de practicar o no esta operación la tomen los padres del bebé, en consulta con el pediatra. Entre los factores que influyen sobre esta decisión cabe mencionar consideraciones médicas y estéticas, religión, actitudes culturales, presiones sociales y tradición. El pediatra deberá comentar con los padres los beneficios y los riesgos que implica este procedimiento y, pedirles un consentimiento informado antes de realizarlo.

Anuncios
Bebe y niños

Volver a la sección Bebe y niños